Masiosare agencia de noticias

Tiempos Modernos en Masiosare - Foto: Especial

Tiempos Modernos: Los moreminions de Ulises

Galloso juntó en 2016-2017 a su grupo de Minions, los diputados que le sirvieron a sueldo; ahora Ulises el hermano de Cuau junta a sus moreminions; el primero fracaso, el segundo también lo hará

Por: Jaime Luis Brito, Visitas: 330

Compartir la nota por:

En 2015, el Congreso del Estado de Morelos tuvo su última elección de 30 diputados locales. A partir de la siguiente, se eligieron a sólo 20 diputados. En 2015, el Congreso quedó conformado por legisladores de 11 partidos políticos. El PRD, que por aquellos tiempos desgobernaba con Graco Ramírez, obtuvo ocho, seguido por el PRI con seis y el PAN con cinco. Lejos había quedado de obtener los 17 que necesitaba para cambiar leyes e incluso la Constitución.

Sin embargo, Graco y su hijastro, Rodrigo Galloso, desempolvaron el viejo mecanismo de la compra de voluntades, votos y mentes. Con la chequera en la mano, o con maletas llenas de dinero, el hijastro incómodo salió a hacer las compras. Así, entre 2016 y 2017, Galloso logró “la suma” del priista Julio Espín (que llegó como diputado por Nueva Alianza), del panista Manuel Tablas, de la verde ecologista Silvia Irra Marín, del petista Edwin Brito y de la priísta Beatriz Vícera. A este grupo de legisladores se les llamaba “minions”, por esta fotografía donde aparecían con chalecos amarillos.

 

Vea y escuche Tiempos Modernos aquí 

Con eso, el grupo alcanzó los 13 diputados en el Congreso local. Sin embargo, tenía la mitad del Congreso con el voto de Jaime Álvarez Cisneros de Movimiento Ciudadano y con la suma vía moche de Manuel Nava Amores, el primer diputado local de Morena, quien fue expulsado de ese partido por corrupto. Además, el PRD contaba con la complacencia bien remunerada de dos personas destacados en el mundo mercenario: Francisco Moreno Merino y Javier Estrada González. Con esos votos y los que pudo sumar a través de la corrupción, Graco hizo y deshizo el último tramo de su gobierno.

Sin embargo, fue derrotado en las urnas de forma estrepitosa por la gente que creyó que votando por Cuauhtémoc Blanco Bravo las cosas cambiarían. Lo que no ocurrió. El exfutbolista no ha cumplido ninguna de sus promesas. Se comprometió a meter a la cárcel a Graco y el tabasqueño anda como si nada pasara, grillando como siempre e intentado influir en las elecciones del próximo año, para regresar al poder.

Cuauhtémoc Blanco se comprometió a acabar con el mando único y sólo le cambió de nombre con los mismos resultados: Morelos es primer lugar nacional en secuestro, despojo, violación, feminidio, etc. Se comprometió a no permitir la corrupción, porque él venía de abajo, del pueblo, y lo que ha ocurrido es alarmante, ofensivo. Tenemos varios nuevos millonarios en la vida morelense: los apellidos Sanz Rivera, Mercado Salgado, Cantú Campos, Pisa y Boggio, entre otros, ahora pueblan el universo de los nuevos ricos, aunque también las investigaciones de la Unidad de Inteligencia Finaciera.

E incluso, al igual que Graco, Cuauhtémoc Blanco tiene a su propio Galloso: se llama Ulises Bravo Molina, es su medio hermano y también, como aquel, se ostenta como líder del partido, en este caso, Morena, en Morelos. Desde ahí, impulsa a los candidatos del gobernador: Víctor Mercado Salgado, Cecilia Rodríguez, Margarita González Saravia y otros más, quienes son o fueron parte de su gabinete. Son sus cartuchos o, como se les llama, sus corcholatas.

Para impulsarlos, para tratar de fortalecerse, ahora el Galloso de Cuauhtémoc Blanco, Ulises Bravo, ha montado a los “Moreminions”. Porque al igual que el hijastro incómodo, el hermanastro incómodo ahora pretende que creamos que está bien fortalecido al interior de Morena por la suma de personajes ligados al PES, al PAN, al PRI, a Nueva Alianza, a Redes Sociales Progresistas, a un adefesio que se llama Progresa, además de un “independiente” y dos alcaldes indígenas.

El mapa político en Morelos se pinta formalmente de guinda, pero en los hechos eso no significa nada. El PRD perdió la elección en 2018 y si las cosas siguen como van y en el proceso interno gana alguno de los candidatos del gobernador (que por otra parte, no pintan en las encuestas), Morena perderá la gubernatura. Cuauhtémoc Blanco ya perdió la elección intermedia, con el voto morenista local en contra. Es probable que le apliquen la misma medicina en 2024 si se impone. El escenario sería: el voto local para apoyar a la corcholata ganadora, Claudia, Marcelo o Adán Augusto, pero en contra de Víctor, Cecilia o Margarita.

Al tiempo.

jaimeluisbrito@gmail.com

Lo último

También podría interesarte

Política

Covid-19: Montan hospital móvil para que Cuauhtémoc Blanco grabe un spot

El nosocomio fue armado en el Estadio Centenario sólo para la grabación; dice la Secretaría de Salud que fue “un simulacro”; el promocional lanzado en redes sociales estaría violando la Constitución federal, en cuanto a propaganda de gobernantes

Política

Morelos: Pacientes de Covid-19 firman su consentimiento para morir

En el protocolo para ingreso de pacientes al Hospital Parres, se establece que todos los casos deben firmar una hoja en la que están de acuerdo en no ser resucitados en caso de accidente cardiopulmonar; es un documento oficial de la Secretaría de Salud

Política

Covid-19, castigo por aborto, eutanacia y niños trans: Obispo

Dios nos está gritando a través de la pandemia para que hagamos un alto y reflexionemos, por jugar a ser Dios; en España, prefirieron la marcha del 8 de marzo a prevenir el coronavirus: “Ándale chiquito, para que se te quite”, afirma

Política

Atacan terminal de autobuses; hay cinco muertos

Según los primeros reportes, las víctimas esperaban abordar un autobús; se trata de jóvenes de entre 25 y 30 años; la central camionera se ubica en Las Palmas, al sur del centro de Cuernavaca