Masiosare agencia de noticias

Masiosare
Jorge Zapata, el sábado pasado en la manifestación contra el PIM en Ayala - Foto: Especial

Radicalizaremos protestas cuando falte el agua: Zapata

Hasta ahora hemos tenido marchas pacíficas, pero cuando nos decidamos porque no podamos sembrar, nuestras moviizaciones serán más radicales, advierte el nieto del Caudillo del Sur

POR: Jaime Luis Brito, Visitas: 269

Publicado: 30/11/20 10:21

 

La marcha del pasado sábado contra el Proyecto Integral Morelos “fue pacífica” porque así se acordó entre los pueblos afectados por la termoeléctrica, el gasoducto y el acueducto, pero eso no significa que no habrá otras más radicales, sobretodo cuando comience a faltar el agua a los ejidos, advirtió Jorge Zapata González, nieto del Caudillo del Sur.

En entrevista, dijo que la manifestación del pasado fin de semana tuvo como objetivo “demostrarle a México y al mundo entero todas las mentiras que ha dicho el presidente de México” Andrés Manuel López Obrador pero de forma pacífica.

“Pero cuando el pueblo se decida a hacer una manifestación más radical, se va a tirar todo lo que ya esté construido, eso ya se le advirtió al Gobierno, y no le va a alcanzar toda la Guardia Nacional para matar a todos los campesinos de México, son proyectos de muerte que donde el Gobierno está demostrando toda la sarta de mentiras que dice en su mañanera”, reprochó.

Zapata González negó que la termoeléctrica se necesaria en la zona, respondió al dicho de López Obrador respecto a la imposibilidad de dejarla como “chatarra”: “Ésa te la contesto bien fácil: se gastó más dinero en indemnizar un aeropuerto que ya estaba avanzado, más de 200 mil millones de pesos y aquí por 20 mil millones no puede clausurar esta obra, pero claro que no la puede clausurar porque es una obra de sus amigos”.

Sostuvo su dicho respecto a que la termoeléctrica, el gasoducto y el acueducto sólo se hacen posibles a sangre y fuego: “Los megaproyectos de muerte los están sacando a base de represión con la Guardia Nacional, por eso a ellos les urgía tener la Guardia Nacional aprobada para asentar sus proyectos a base de la fuerza”, dijo.

La de este sábado, agregó, fue una marcha pacífica. Sin embargo una vez que la CFE tome agua de la  planta tratadora de aguas residuales de Cuautla para llevará a la central termoeléctrica de Huexca las movilizaciones serán más radicales, advirtió. Y es que ese líquido residual está considerado como “agua de retorno” al Río Cuautla, por lo que entra en la concesión que tienen los campesinos.

“Cuando el pueblo se decida y que de veras vea la falta que nos va a hacer el agua, se van a decidir, pero entonces el Presidente (López Obrador) que no culpe a los campesinos, que se culpe él mismo por tanta mala imposición que está generando a nivel nacional”, advirtió.