Masiosare agencia de noticias

Masiosare
La reapertura en Cuernavaca ocurrió ya hace varias semanas - Foto: Especial

Morelos va al color naranja; descongelamiento teórico de la economía

Aunque en muchos municipios la “normalidad” nunca se transformó en confinamiento, oficialmente a partir de este lunes el territorio morelense entra a la “nueva normalidad” de color naranja preventivo

POR: Jaime Luis Brito, Visitas: 83

Publicado: 06/07/20 09:42

 

Morelos cambió a partir de este lunes el semáforo de riesgo covid-19 de rojo a naranja, a pesar de que se mantienen con una tasa elevada de contagios, con tres mil 236 casos y 712 defunciones al día domingo 5 de julio, y con al menos dos municipios que abrieron desde hace unas semanas las actividades comerciales.

Cuautla y Cuernavaca decidieron desde mediados de junio reabrir los comercios, lo que fue respondido por el gobierno estatal con sendas controversias constitucionales, mismas que obligaron en teoría a las comunas a decretar nuevamente el confinamiento, no obstante, sólo fueron unas horas que nadie obedeció, pues este lunes se reabren las actividades comerciales.

Según lo decretado la apertura de restaurantes y hoteles al 50 por ciento en su capacidad; también se abren las iglesias, los cines, los teatros y centros culturales al 25 por ciento de su aforo. Mientras que las “actividades esenciales y no esenciales en micro y pequeñas empresas se reanudarán con el 30 por ciento de su capacidad y con una plantilla laboral de hasta 30 trabajadores por tienda, flujos para el tránsito de clientes y con la señalética correcta”.

En tanto, los eventos deportivos pueden reanudarse sin público y dando prioridad a aquellos que ocurren al aire libre. De su lado, las peluquerías, estéticas y barberías operarán con previa cita; mercados y supermercados funcionarán con un aforo del 50 por ciento y una persona por familia.

No obstante, esto es teoría, porque en la práctica, prácticamente todos los servicios comerciales llevan funcionando al menos una semana en gran parte del territorio estatal. Este fin de semana, restaurantes tuvieron aforo de clientes, quienes con cierta precaución consumieron, al menos lo que pudo observarse en Cuernavaca.

El viernes pasado el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell Ramírez, anunció que entre los estados que pasarían del rojo al naranja, el gobernador Cuauhtémoc Blanco Bravo solicitó a la población “actuar con responsabilidad y prudencia”, es decir, mantener las medidas higiénicas sugeridas.

Dijo que la gente se mantuvo en confinamiento y eso hace que hoy Morelos esté en color naranja, ello a pesar de que la entidad estuvo siempre catalogada como parte de aquellas que no pudieron lograr que la mayoría de la gente se mantuviera en casa. El último dato decía que en Morelos sólo 40 por ciento de la gente se mantuvo en confinamiento.

En un mensaje difundido en redes, el gobernador dijo que  “falta mucho para que la crisis quede atrás”, así que invitó a la gente a redoblar esfuerzos desde todos los sectores sociales. Llamó a “no caer en excesos de confianza ni relajar las medidas preventivas, ya que de hacerlo podría darse un rebrote de coronavirus, lo cual obligarían a regresar al confinamiento social”.

Indicó que “la reapertura social y económica tiene que ser gradual, responsable y ordenada”, al tiempo que llamó a la ciudadanía a mantenerse en casa “en la medida de sus posibilidades para evitar cualquier tipo de riesgo de contagio, pues con la salud y con la vida no se juega”.

El secretario de Salud, Marco Cantú, por su parte, pidió a la población respetar las actividades económicas y sociales establecidas en color naranja, además de acatar “con disciplina” los protocolos sanitarios, las medidas de higiene y sana distancia. Reiteró que el cambio a naranja no es un desconfinamiento general, sino el ingreso a una nueva normalidad, el cual debe ser gradual, ordenado y sobre todo responsable.

En tanto, la secretaria de Administración, Mirna Zavala Zúñiga, informó que a partir de este lunes se reanudan los plazos y términos procesales en los procedimientos de investigación, auditorías, revisiones, entregas-recepción; así como gestiones financieras y administrativas, además de la reactivación de verificentros. Todo ello iniciará con la reincorporación del personal del Poder Ejecutivo a las oficinas, donde se establecerán los tiempos de reactivación de las labores.