Masiosare agencia de noticias

Masiosare
La reapertura en Cuautla va para atrás por recurso presentado por el gobierno del estado ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación - Foto: Especial

Ahora el gobierno estatal obliga a Cuernavaca a regresar al confinamiento

Al igual que con Cuautla, una controversia constitucional logró que la Suprema Corte de Justicia de la Nación deje en suspenso el acuerdo del Cabildo capitalino para reiniciar las actividades económicas

POR: Jaime Luis Brito, Visitas: 87

Publicado: 01/07/20 08:48

 

La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) decidió dejar en suspenso el acuerdo tomado por el cabildo de Cuernavaca para permitir la reapertura de los negocios comerciales desde el pasado 22 de junio, derivado de una controversia constitucional presentada por el gobierno de Morelos, para obligar al ayuntamiento a declarar de nueva cuenta el confinamiento.

Así como lo hizo con Cuautla, el Ejecutivo estatal recorrió el mismo camino para la capital del estado. Y es que el cabildo cuautlense, decidió el pasado 16 de junio autorizar la reapertura de los negocios. Esto fue controvertido por el gobierno estatal, y la SCJN ordenó regresar al confinamiento hasta que se entre al fondo de la discusión de la controversia.

Lo mismo ha ocurrido esta tarde para Cuernavaca, cuyo cabildo decidió el 22 de junio pasado, reabrir los negocios comerciales, debido a las presiones de empresarios y comerciantes quienes advirtieron que están quebrando luego de tres meses de cuarentena. No obstante, ahora el gobierno ha conseguido que por orden judicial se regrese al confinamiento.

El Ejecutivo se dijo “sensible al impacto económico que conlleva la suspensión de actividades, sin embargo, reiniciar actividades no esenciales en este momento implicará un altísimo en términos de salud”, además, dijo retrasaría más el avance en el regreso a la normalidad.

Cuernavaca y Cuautla son los municipios con más casos de contagio y defunciones derivadas del covid-19, así como los más afectados económicamente luego de tres meses de confinamiento y cierre de negocios. Por esas presiones, los ayuntamientos habían considerado la reapertua, pero ahora, el gobierno del estado los ha obligado al confinamiento.