Masiosare agencia de noticias

Masiosare
Blanco Bravo en medio de la investigación de la Fiscalía General de la República - Foto: Especial

Investiga FGR al círculo rojo de Cuauhtémoc Blanco

Según el diario Reforma, se detectaron redes de lavado y cuentas millonarias que incluyen a su apoderado legal, su secretario particular, su jefe de la Oficina de la Gubernatura, entre otros

POR: Masiosare, Visitas: 445

Publicado: 09/06/20 07:11

 

La Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, así como la Fiscalía General de la República (FGR), detectaron redes de lavado de dinero y cuentas millonarias en torno al exfutbolista Cuauhtémoc Blanco Bravo, gobernador de Morelos.

De acuerdo con el diario Reforma, “amistades, familiares, su secretario particular y hasta el Jefe de la Oficina del Gobernador están en la mira de las autoridades federales” por presuntos desvíos de recursos públicos, transferencias sospechosas a cuentas en el extranjero y lavado de dinero.

Según la publicación en la portada de ese diario el día de hoy, Blanco Bravo designó a Jaime Tamayo Godínez, como apoderado legal en su marca “Cuauhteminha”, quien recibió cuentas bancarias montos que suman 558.2 millones de pesos entre 2013 y 2019.

En ese mismo periodo, “retiró 548.5 millones de pesos -el 98 por ciento de lo recibido- en una mecánica de depósitos y envíos de dinero que llevó a que la UIF lo denunciara”, dice la nota firmada por Abel Barajas y que se cabecea: “Abren pesquisa a equipo del Cuau”.

Las “evidencias de lavado” encontradas en las cuentas de Tamayo Godínez fueron presentadas ante la FGR. "Las operaciones de Jaime Tamayo Godínez presentan diversas irregularidades que hacen dudar que hayan sido efectuadas con activos procedentes del desarrollo de actividades lícitas", reportó la UIF.

"Por el contrario parecieran denotar que sólo desarrolló transacciones financieras mediante el uso de una mecánica transaccional alejada del normal operar de cualquier persona, todo ello posiblemente ante el conocimiento de que estos tenían una procedencia ilícita relacionada con el lavado de activos", agregó.

La publicación advierte que “de junio de 2013 a mayo de 2014, Tamayo registró en una cuenta de Banamex depósitos por 9.2 millones de pesos y retiros por 6.4 millones pesos, mientras que en otra de Inbursa recibió 43.6 millones de pesos y retiró 40.2 millones entre el 8 de enero y el 17 de mayo de 2019”.

Sin embargo, los montos más importantes ocurren en otra cuenta “la que tiene en (el banco) Santander, en la que fueron depositados 505.4 millones de pesos y retirados 501.8 millones sólo entre agosto de 2016 y octubre de 2018”. Según la información, “desde esa cuenta, Tamayo pagó 5 millones de pesos a Comercializadora Prato, una empresa que la propia UIF ya había catalogado de fachada o fantasma”.

También fueron detectados, entre 2017 y 2018, depósitos por 5 millones de pesos a Jordi Segarra, el consultor político que había trabajado para campañas electorales del PRI.

 

La Cuauhteminha

 

Según la publicación, en 2005, Blanco Bravo registró ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI) el nombre de la jugada de futbol que lo hizo famoso en el mundial de Francia 1998, la "Cuauhteminha" como una marca. En ese mismo proceso el exfutbolista nombró a Tamayo Godínez como su apoderado legal.

Este personaje, según la información, “también es representante de las empresas Ocean Publicity, Grupo Publicitario Code, Pieles y Calzado Obregón, y Calipso Comunicaciones y Sistemas, esta última señalada por la unidad hacendaria como posible ‘fachada’ por el posible uso de un domicilio virtual”.

Tamayo está registrado ante Hacienda con actividades fiscales relacionadas con máquinas fotográficas y casilleros que funcionan con monedas y servicios de guarda paquetes. Aunque ante los bancos, “dijo ser empleado privado, trabajar en teneduría de libros y representación de artistas, con usuarios menores de comercio y servicios, así como dedicarse a servicios de contaduría y auditoría”.

Además, “la UIF rastreó también los retiros como los depósitos en sus cuentas y encontró por ejemplo que el 12 por ciento de sus ingresos tenían una sola procedencia: Grupo Desarrollo en Sistemas Ares, persona moral del ramo de la informática que depositó 64.3 millones de pesos a la cuenta del apoderado de Cuauhtémoc Blanco”.

Según Reforma, “Tamayo es el personaje que más dinero administra en el primer círculo de Blanco, pero la UIF también denunció ante la FGR que Édgar Riou Pérez, primo y secretario particular de Cuauhtémoc Blanco, hizo depósitos injustificados a la esposa y al medio hermano del Gobernador”.

 

Montos “injustificados”

 

Algunos ejemplos, el 12 de febrero de 2019, Riou “depositó 200 mil pesos a Natalia Rezende, esposa de Blanco, y el 29 de septiembre de 2016 retiró 160 mil en un cheque a favor de Ulises Bravo Molina. Por esos movimientos, la UIF no denunció a la esposa de Blanco, pero sí a Riou y a Bravo”.

Estos movimientos “no resultaron ser por montos tan significativos, la realidad es que éstas parecen ser injustificadas, dado que no se encuentra un motivo por el cual el secretario particular del Gobernador haya erogado recursos a favor de Natalia Rezende Moreira y Ulises Bravo Molina, puesto que entre éstos no se advierte una relación distinta al de parentesco; es decir, en apariencia no existe una causa para que dicho sujeto haya efectuado la expedición de los cheques analizados", dice el organismo hacendario.

La investigación también va contra el representante legal durante décadas de Blanco Bravo y actual jefe de la Oficina de la Gubernatura, José Manuel Sanz Rivera, “por la compra de un inmueble presuntamente subvaluado y depósitos a sus cuentas en Estados Unidos superiores a los 25 millones de pesos”. Además, incluye a su esposa, Claudia Mondragón Sánchez, quien no tiene ingresos propios pero “adquirió en 1.4 millones de pesos un departamento del Condominio Forest Hills, de Cuernavaca, cuyo valor comercial en realidad era de 4 millones”.

 

Compras extrañas

 

La UIF corroboró “que la vendedora (del departamento) era Julieta Valderrama Ordaz, cuñada de Juan Diego Pons Díaz de León, director del Fideicomiso Ejecutivo del Fondo de Competitividad y Promoción del Empleo del Estado de Morelos”. Dice la dependencia federal que “resulta extraño que dos funcionarios del actual Gobierno de Morelos (José Manuel Sanz y Juan Diego Pons) estén relacionados indirectamente por el bien antes descrito, por lo cual no se descarta la posibilidad de que la operación que se dio a favor de Claudia Mondragón Sánchez esté relacionada con posibles irregularidades".

Porque “el historial financiero y fiscal de la esposa de Sanz es el de una persona sin los ingresos suficientes para adquirir este inmueble localizado en Doctor Guillermo Gandana 315 A, Interior 7, Amatitlán, de la capital morelense”, lugar que se encuentra a unos metros del Congreso de Morelos, lugar de residencia habitual de Sanz Rivera, antes de la llegada de Blanco Bravo al gobierno estatal.

“Sobre las transferencias al extranjero del también ex representante de futbolistas, se trata de 25 millones 734 mil 954 pesos transferidos a una cuenta a su nombre en Estados Unidos y depósitos recibidos por 46 mil dólares de las empresas Dzul Imagen Inteligente y Construcciones Albeón”, dice la publicación.

Según Reforma, se consultó a personas allegadas a Sanz Rivera, quienes dijeron que “no existen ninguna ilicitud en sus movimientos bancarios” pues se trata de “un movimiento de su patrimonio, su capital se hizo conforme a derecho y se pagaron los impuestos, no hay nada turbio. Allí la Secretaría de Hacienda debe tener los registros”.