Masiosare agencia de noticias

Masiosare
La comunidad de la diversidad sexual acusa al obispo de discriminación - Foto: Especial

Denuncian al obispo de Cuernavaca por discriminación

En su homilía del domingo “incitó al discurso de odio” contra las mujeres, las personas homosexuales y otros grupos vulnerables; exigen que el prelado sea sancionado conforme a la ley

POR: Jaime Luis Brito, Visitas: 155

Publicado: 23/03/20 08:22

 

Personas que integran la comunidad Lésbico-gay, bisexual, transgénero y más, acusó al obispo de Cuernavaca, Ramón Castro y Castro, de incitar al discurso de odio contra las mujeres, las personas homosexuales y otros grupos vulnerables, luego de que este domingo afirmara, en la homilía dominical, que el Covid-19 es un “castigo de Dios”.

Por ello, interpusieron una denuncia en su contra ante el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), además, demandaron al gobierno del estado que haga que el prelado se retracte de su discurso “discriminatorio”. Además, exigieron que el obispo sea sancionado conforme a la ley, pues advirtieron que la propia Iglesia había recomendado a sus representantes a “actuar con prudencia”.

Este domingo, el obispo de Cuernavaca aseguró que a través del coronavirus y la pandemia del Covid-19, “Dios nos está gritando, nos está golpeando para que reflexionemos” sobre lo que “hacemos mal”; para ejemplificarlo, dijo que la humanidad “no puede jugar a ser Dios” y por lo tanto no puede decidir quien vive y quien no, como en el aborto, la eutanacia y tampoco se puede dejar a los niños elegir el género.

Ante una Catedral llena de feligreses, Castro y Castro dijo que en 2019 hubo “50 millones de abortos en el mundo” y que a pesar de que “son hijos de Dios y los hemos asesinado”, la humanidad “a gusto y proclamando su pseudolibertad”. Señaló que la gente se va acostumbrando a la violencia, a la corrupción, a los robos. Luego, siguió su andanada contra las libertades. Vino el turno de la eutanacia, advirtiendo, según él, que hay países como “Holanda o en Bélgica”, donde “ya los papás pueden decidir si matan a sus hijos que están muy graves”.

Enseguida señaló que también está el tema de la elección de los niños y niñas del género que quieren tener: “Que esperen los niños a ver qué género quieren ser. Que un niño decida ser niña o una niña que quiere ser niño, ¡ah caray! Seguramente Dios dice: ‘Oigan hijos, a dónde van. Momentito, momentito, son mis hijos y los amo, y los quiero y los amo, y soy misericordioso. Se están yendo a un abismo’”.