Masiosare agencia de noticias

Masiosare
La protesta de universitarias en la torre de rectoría de la UAEM - Foto: Especial

Protestaron universitarias contra el acoso sexual

El 9 de marzo un grupo de estudiantes universitarias decidió parar, pero antes, movilizarse y protestar contra el acoso sexuales de profesores y estudiantes al interior de la máxima casa de estudios

POR: Masiosare, Visitas: 106

Publicado: 16/03/20 02:04

 

Estudiantes universitarias pararon, pero para protestar en Morelos. Frente a los casos “constantes” de acoso sexual que ocurren en la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM), según denunciaron, una veintena de mujeres clausuraron la torre de rectoría de la máxima casa de estudios de Morelos, este lunes.

Luego de colocar sellos en las puertas del edificio, las universitarias, alumnas de distintas facultades, leyeron un pronunciamiento en el que acusan que las autoridades universitarias “no han sido capaces” de frenar la violencia de género al interior de la UAEM. Y es que, aseguran que muchas universitarias padecen el acoso sexual de profesores y trabajadores en distintos campus.

“Ante el hartazgo y la necesidad de organizar la rabia nos hemos reunido mujeres de todas las facultades para clausurar la rectoría de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos, debido a que este organismo encargado de administrar, gestionar y sobre todo garantizar que  tengamos el acceso a una educación digna, científica, laica, de calidad y libre de violencias se encuentra imposibilitado para dar solución, seguimiento y atención a las denuncias y señalamientos que en diversos momentos han hecho las alumnas, docentes, investigadoras y trabajadoras de la UAEM, ante la innegable violencia de género que existe en los diversos espacios universitarios”, denunciaron.

“Hoy venimos a visibilizar que esta institución educativa no cuenta con estrategias eficaces para erradicar la violencia que existe en los diversos espacios académicos. Estamos enojadas de tener que dejar de asistir a clases o incluso darnos de baja definitiva ante la falta de soluciones que garanticen que no veremos más en las aulas o pasillos a los acosadores, hombres violentos o incluso agresores sexuales”, leyó una de las mujeres.

“No es suficiente que se sumen al #9M como institución si en los siguientes días no habrá respuesta a los casos de violencia que se viven en este espacio, no nos basta un día de solidaridad para que mañana regresemos a las aulas o cubículos con las mismas condiciones de precariedad, inseguridad y tipos de violencia en contra de las mujeres. No basta con un comunicado si cuando regresemos a clases seguirán ocupados los puestos de decisión y docencia por hombres sin perspectiva de género”, continuaron.

A pesar de que el pasado viernes se anunció la recisión de contrato de dos docentes acusados de acoso sexual, las universitarias demandaron la modificación de los artículos del Estatuto Universitario añadiendo la violencia de género como falta grave merecedora de expulsión inmediata, así como la modificación al protocolo de actuación para la prevención, atención y sanción temprana de casos de violencia de género en la UAEM, mismo que consideran actualmente se ve limitado por los contratos laborales.

“Exigimos la destitución y expulsión inmediata y permanente de profesores, trabajadores y alumnos que enfrentan cargos por violencia de género, así como el seguimiento por parte de las autoridades de la universidad a las denuncias y garantías de protección hacia las víctimas con medidas de seguridad determinadas por ellas mismas”, concluyeron.

Fue la única movilización del día. En los campus universitarios a lo largo y ancho del estado se observó prácticamente nula presencia de mujeres estudiantes, docentes, investigadoras y trabajadoras administrativas. Los estudiantes varones acudieron, al igual que la mayoría de los profesores. En muchos espacios realizaron jornadas de reflexión sobre la violencia de género y las nuevas masculinidades.

Las clases en educación básica fueron suspendidas, por lo que el movimiento en Cuernavaca, Cuautla y Jojutla, bajó significativamente. En un recorrido realizado en distintos espacios públicos, se observó la ausencia de las mujeres no sólo en las escuelas, sino también en las oficinas públicas. Sólo en los espacios comerciales, las mujeres se mantuvieron trabajando normalmente.