Masiosare agencia de noticias

Masiosare
El gobernador de Morelos, Cuauhtémoc Blanco Bravo - Foto: Especial

Tiempos Modernos: Gobierno anulado

Los morelenses tienen tan mala suerte, o parecen tenerla, que al igual que con el Congreso, con el gobierno, el actual siempre supera al anterior en corrupción e incapacidad; Cuauh no ha superado a Graco, pero va que vuela

POR: Jaime Luis Brito, Visitas: 521

Publicado: 20/11/19 11:53

 

El gobierno de Cuauhtémoc Blanco Bravo resultó un gran fiasco. Se cumplen todos los pronósticos. El exfutbolista, incapaz de hilar dos ideas que exijan la abstracción suficiente para entender los números primos, de hilar dos frases con cierta coherencia, se ha rodeado además de personajes que, siguiendo los usos y costumbres de los gobiernos anteriores, van por el negocio, por lo suyo y entienden el poder como servicio público sino como changarro propio.

Siguen el camino de sus antecesores y me temo que el propio gobernador no sabe en los problemas en los que se está metiendo. Es claro que el gobierno federal ha decidido mantener al exfutbolista en el poder, no vaya ser que de caerse, genere un efecto dominó que tire a otros más, como aquel que parodia al gobierno en Veracruz. Ese Cuitlahuac sí es de los consentidos del presidente. El de aquí es un mero accidente, estratégico mal necesario para sumar votos aquel 1º de julio.

Cuauhtémoc Blanco cumplió un año y el número de homicidios se multiplica como en los peores momentos del gobierno del impresentable Graco Ramírez; de forma alarmante, también los feminicidios; mientras que las desapariciones se acumulan sin que nadie en el Palacio de Gobierno, en Palo Escrito o en Buena Vista se ruborice. Menos aún tomen alguna acción para tratar de realizar acciones coordinadas contra la terrible inseguridad.

El Estado anulado. Si Andrés Manuel López Obrador dice que la estrategia es la de “abrazos no balazos”, la de Blanco Bravo se traduce en el “no les voy a fallar”, “yo si les voy a cumplir”, “todos los días trabajo para acabar con la inseguridad”, “mi único objetivo es regresar la paz a los ciudadanos”. Puro blablablá, porque de estrategia nada. El marino que dirige la policía no da pie con bola y lo único que ha hecho desde que llegó es pedir recursos.

En tanto, el fiscal Uriel Carmona Gándara, se la pasó exigiendo durante los últimos meses del año pasado y primeros de éste, presupuesto, porque no había suficiente. Se le dieron los recursos y no ha sido capaz de bajar los índices de impunidad. No ha podido avanzar en el caso del asesinato de Samir Flores Soberanes, que este mes cumple nueve meses. Hasta el momento no hay nada.

Tampoco está claro que su recomendado, aquel al que ratificó en la Fiscalía Anticorrupción, ha hecho varios ridículos al buscar llevar ante los jueces a exfuncionarios de la administración anterior. A lo mejor es que para eso lo pusieron ahí. A lo mejor es para eso que lo dejó ahí Graco Ramírez y luego lo ratificó Uriel Carmona, también herencia del tabasqueño.

Total que el gobierno de Morelos está casi tan dividido como Morena. Los grupos de poder que mantienen como rehén a Blanco se pelean los espacios, las plazas, la forma de gobernar, las prioridades y, por supuesto, los negocios. El medio hermano del gobernador, Ulises Bravo, impone funcionarios para controlar la entrega de contratos de obras públicas. La escuela de Rodrigo Gayosso tuvo un buen alumno. Siguiendo el manual que dejó escrito, ha ido acomodando a incondicionales en puestos clave para que la caja registradora timbre y timbre.

Pobre Morelos, tal parece que así como en el Congreso, en el Ejecutivo, el siguiente gobierno siempre supera al anterior en corrupción e incapacidad. Cuauhtémoc todavía no supera al de Graco, la tiene complicada, pues el tabasqueño creó formas de saqueo que no se habían visto. Sin embargo, si el exfutbolista no corrije, podríamos estar frente a una réplica caricaturezca de la administración del perredista.

El Estado anulado. Del llamado “monopolio legítimo del uso de la fuerza”, no hay nada, la indefensión que se siente hoy, la experimentó la población morelense con Jorge Carrillo Olea, con Sergio Estrada, con Marco Adame y con Graco Ramírez. Para qué pagamos impuestos si al final el único resultado es el saqueo y el nulo trabajo a favor de la gente. Ha pasado un año y a finales del siguiente iniciará el proceso electoral intermedio. La gente en Morelos no olvida, si no hay resultados, la inconformidad se manifestará en las urnas. Al tiempo…

Twitter: @Patrio74

Facebook: @JaimeLuisBritoV

Email: jaimeluisbrito@gmail.com