Masiosare agencia de noticias

Masiosare
El monumento Morelos, conocido popularmente como "El Morelotes", creado en 1942 por Juan Fernando Olaguíbel Rosenzweig - Foto: Especial

Tiempos Modernos: Morelos

José María Morelos y Pavón debería ser considerado, según el autor, como el verdadero Padre de la Patria, pues fue el primero en imaginar un nuevo Estado nacional, pero no sólo eso, le dio sustento legal con el Congreso de Anahuac y la primera constitución

POR: Jaime Luis Brito, Visitas: 496

Publicado: 30/09/19 08:47

 

José María Morelos y Pavón debería ser el verdadero padre de la Patria. El michoacano que da nombre a nuestro estado, fue el primero en imaginar que esta tierra debería ser un Estado nacional. Miguel Hidalgo y Costilla y sus compañeros y compañeras, en realidad se alzó en armas reinvindicando al rey español Fernando VII, quien había sido derrocado, dos años antes, por José I Bonaparte, hermano mayor del entonces emperador de Francia, Napoleón Bonaparte.

Hidalgo y su grupo, básicamente eran españole criollos. A ellos se acercó mucha gente. Morelos y Pavón, cura de Carácuaro, Michoacán, fue nombrado el 20 de octubre de 1810 como jefe insurgente del sur del país. Su misión principal: tomar el puerto de Acapulco, entonces fundamental para la comunicación con Asia, particularmente Filipinas, entonces parte de la Nueva España.

A la muerte de Hidalgo y los demás insurgentes, Morelos tomó al estafeta del movimiento, pero fue más allá. Imaginó un país, dejó de buscar los privilegios de los españoles peninsulares, que era la motivación inicial de Hidalgo, para pensar en una nueva nación independiente, soberana. Se destacó además como jefe militar, por ello es al único a quien se llama en la historia mexicana: Generalísimo.

La mayor proesa fue el rompimiento del Sitio de Cuautla que duró del 9 de febrero al 2 de mayo de 1812. Y políticamente, instaló el Congreso de Anahuac, en Chilpancingo, donde presentó la base de lo que sería la primera constitución: Los Sentimientos de la Nación, el 14 de septiembre de 1813. De los cuales me gustaría resaltar los siguientes, como elementos constitutivos de las nuevas naciones americanas:

I. Que la América es libre independiente de España y de toda otra nación, gobierno o monarquía, y que así se sancione, dando al mundo las razones.

V. Que la Soberanía dimana inmediatamente del Pueblo.

VI. Que los Poderes Legislativo, Ejecutivo y Judicial estén divididos en los cuerpos compatibles para ejercerlos.

XII. Que como la buena Ley es superior a todo hombre, las que dicte nuestro Congreso deben ser tales, que obliguen a constancia y patriotismo, moderen la opulencia y la indigencia; y de tal suerte se aumente el jornal del pobre, que mejor sus costumbres, alejando la ignorancia, la rapiña y el hurto.

XV. Que la esclavitud se proscriba para siempre, y lo mismo la distinción de Castas quedando todos iguales, y sólo distinguirá a un americano de otro el vicio y la virtud.

XVII. Que a cada uno se le guarden sus propiedades, y respete en su casa como en un asilo sagrado, señalando penas a los infractores.

XVIII. Que en la nueva legislación no se admita la tortura.

XX. Que las tropas extranjeras, o de otro reino, no pisen nuestro suelo, y si fuere en ayuda, no estarán donde la Suprema Junta.

Son principios que hasta nuestros días siguen siendo vigentes. Por ejemplo, la visión de un país democrático cuyas bases descansan en el pueblo, como depositario de la soberanía del Estado Nacional que luego se llamó México. Ello, obviamente luego de clamar por la independencia de estas tierras. Democrático y con división de poderes. Donde no haya esclavitud ni tortura, protección del patrimonio e igualdad ante la ley.

Un año después, el Congreso de Anahuac promulgó la primera constitución del país, en octubre de 1814. Todavía faltaban casi siete años para alcanzar la independencia, pero sin duda Morelos debería ser nombrado el verdadero padre de la Patria mexicana, como un reconocimiento al primer hombre que pensó y logró en los hechos, encaminar a este pueblo a la creación del país que hoy llamamos México.

Morelos nació un día como hoy, en 1765, en la ciudad de Valladolid, que hoy conocemos como Morelia, justamente en honor al Generalísimo. Durante los primeros años del México independiente, después de 1821, el territorio de nuestro estado era parte del Estado de México. El 17 de abril de 1869, el presidente Benito Juárez García firmó el decreto de creación de un nuevo estado.

El nuevo estado se llamó Morelos y por alguna razón, se decidió que la capital fuera Cuernavaca, y no Cuautla, como debió haber sido, dado el papel histórico que ocupa en la lucha por la Independencia y porque esa ciudad arropó al insurgente. Sin embargo, no fue así.

Celebramos mientras tanto que, a pesar de todo, de las atrocidades y violencias, de la cercanía con la capital, porque es posible que por ello, esta tierra ha sido olvidada siempre por los gobiernos centrales, sean del PRI, PAN o de la izquierda. Celebremos que este territorio sigue llevando el nombre de aquel que debería ser llamado Padre de la Patria: Morelos.

Twitter: Patrio74

Facebook: JaimeLuisBritoV