Masiosare agencia de noticias

Masiosare
El presidente Andrés Manuel López Obrador - Foto: Presidencia

Al Tiempo: AMLO y la pobreza

El gobierno de Andrés Manuel López Obrador debe tener la entereza de recomponer el camino, pues está mal diseñado el programa de combate a la pobreza, pues aunque se reparte dinero con programas sociales, en las calles las ventas y la economía no fluyen

POR: Francisco Javier Bermudez, Visitas: 193

Publicado: 24/09/19 06:21

 

México necesitaba de un gobierno de izquierda, después de la Revolución mexicana, el régimen instalado y aparentemente emanado de sus principios logró amainar con el progreso de esos años la injusticia social y el resentimiento heredado por décadas después de la Colonia.

Pero después con el paso del tiempo el PRI nacionalista perdió su esencia y con el punto de quiebre que fue el asesinato de Luis Donaldo Colosio Murrieta en 1994, la ambición desmedida permitió el desmantelamiento de los bienes públicos y como lo dice el propio presidente de la república, inicio la política neoliberal incrementando la brecha entre una minoría inmensamente rica y una mayoría, peligrosamente en ascenso, sumida en la pobreza y en la marginación.

Es ahí donde surge la esperanza de un cambio de timón, primero con el ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas al frente, después con Andrés Manuel López Obrador en el 2006 y con mayor fuerza en el 2018. 30 millones de mexicanos decidieron acabar de una vez por todas con la impunidad la corrupción y la pobreza.

Pero a casi un año de iniciado el gobierno del verdadero cambio, ¿cómo van las cosas? Un gobierno de izquierda debe asumir su compromiso con un modelo de desarrollo que responda a los intereses y necesidades de las mayorías y, por ende, ir en contra de un sistema que favorezca al egoísmo de una minoría y a los intereses ajenos, (ya sean de gobiernos extranjeros o de trasnacionales), oponerse a las relaciones desiguales y de dependencia entre las naciones y repudiar las prácticas hegemónicas y neocolonialistas de las potencias, así como por el desarrollo sustentable que no amenace la vida humana y planetaria y por tanto, defender las reinvindicaciones ecológicas.

En esta columna revisaremos desde un punto de vista objetivo cómo cierra el primer año de gobierno con ese gran compromiso que tiene el presidente de la república con la gente que le brindó el apoyo y que a pesar de los grandes flagelos que lo amenazan que son la inseguridad y la economía aún tiene el apoyo de la mayoría.

Podemos hacer en primer lugar un análisis a simple vista, con sentido común, observando nuestro alrededor y conversando con la gente en las calles en los centros de trabajo y en las familias, en especial cuernavaca y en otras ciudades que he visitado recientemente, en las esquinas en casi cualquier lugar saltan cada vez más personas pidiendo limosna, limpiando parabrisas, vendiendo cualquier tipo de artículo y aún niños convertidos en malabaristas, escupefuegos y payasos, siendo el denominador común en las charlas el desplome en las ventas de cualquier tipo, automóviles nuevos, inmuebles, en comercios pequeños y grandes, tiendas departamentales y supermercados, pero cómo entender que no circula el dinero si se está repartiendo a través de tantos programas sociales nuevos, cómo lo afirma Dalia Vázquez y Daniel Moreno de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM, en un interesante artículo que pública Nexos, «hay una grave disonancia entre el discurso de AMLO y la manera en que combate la pobreza: por una parte, impulsa una serie de programas sociales que buscan redistribuir el ingreso y capacitar a poblaciones específicas, como Jóvenes Construyendo el Futuro; por otra, no obstante, la manera en que se ha puesto en práctica su política de austeridad y de combate a la corrupción debilita la capacidad del Estado para proveer servicios básicos de calidad y dotar de capacidades a los individuos».

En el México que le tocó gobernar a Andrés Manuel López Obrador la pobreza afecta a un 40 por ciento de la población, quizá el nuevo gobierno federal debe reorientar sus acciones para que coincidan con la concepción de pobreza que maneja a nivel discursivo,“por el bien de todos, primero los pobres”. Esto quiere decir que la austeridad no afecte el gasto destinado a la población pobre y que el combate a la corrupción no signifique la desaparición de infraestructura social sin que medie una cuidadosa evaluación. En otras palabras, es necesario que el gobierno federal siga impulsando una estrategia de redistribución del ingreso, pero acompañada del fortalecimiento de las instituciones encargadas de prestar los servicios básicos de salud, vivienda, educación, transporte, entre otros.

Comprendiendo esto la falta de resultados para el combate a la pobreza en el primer año de gobierno no se trata de una falta de compromiso por parte del presidente de la república si no de un grave desacierto en el diseño de cómo abordar este grave problema.

En segundo análisis los números son fríos, la inflación se alejó de los máximos que alcanzó en 2017. El dato más reciente, de la primera mitad de julio pasado, indicó que la inflación se desaceleró a 3.84 por ciento, es decir niveles no vistos en más de dos años y medio, debido a menores presiones en los precios de energéticos.

«La inflación está estable, dentro del rango de Banxico y pensamos que va converger a un estimado de 3.5 por ciento, informa Banorte, el camino a la estabilidad en el nivel de precios se debe a la labor de Banxico a través de la política monetaria y sus alzas en la tasa de interés, que ahora se ubica en un máximo histórico de una década.

El peso mexicano se ha apreciado sobre el dólar para ubicarse en el top 10 de las monedas emergentes frente al billete verde , aunque en gran parte explicada por factores externos, la secretaría de hacienda indica que la economía mexicana está en desaceleración, y ello impacta la creación de empleos. “Es obviamente una consecuencia de cuando se desacelera el ritmo de actividad económica, pues una de las consecuencias que tiene, entre otras, es que el ritmo de creación de empleos disminuye”, la tasa de desempleo en el primer trimestre de 2019 respecto al mismo periodo de 2017 ha disminuido en 0.8 por ciento, la inversión en general está a la espera de certidumbre para fluir, los pendientes son la ratificación del acuerdo comercial en Estados Unidos y Canadá del T-MEC. » Muchas inversiones están detenidas por la incertidumbre que hay (sobre el T-MEC), sabemos cuáles van a ser la nuevas reglas pero todavía no están en su lugar, eso ha mantenido los niveles de inversión en general bastante débiles » afirman expertos. Es claro que en lo interno se requiere certeza y también en las reglas del juego para animar la inversión.

“Se necesita mucha certidumbre interna para crear condiciones necesarias y fomentar de nuevo las actividades productivas. La clave es que las reglas del juego estén claras, y eso significa que haya Estado de Derecho”

La industria en México está averiada por el desplome de la construcción, de los 3 motores que mueven la economía del país, el industrial es el que más sufre por una caída abrupta de la construcción y arrastrado por la baja en la producción de Pemex y finalmente según las cifras oficiales el consumo privado se ha mantenido en un discreto ascenso y

por el lado de los bancos y el crédito, se observa suficiente capital de las instituciones de préstamos comerciales, expansión aceptable y una cartera vencida sin tanto deterioro en sus niveles.

Aún no se tienen evaluaciones actualizadas y precisas de cómo avanza la pobreza en México, el Coneval evalúa en forma bianual la pobreza en México y la última medición fue en el 2018, será interesante dar seguimiento a lo que publique el Coneval en el 2020 en donde tendremos cifras oficiales y mientras a pesar de los números oficiales que dan estabilidad, esperamos que los nuevos gobernantes tengan la sensibilidad para sentir en las calles el aumento o disminución de la pobreza, si el compromiso del presidente de la república sigue firme y aparejado a sus ideales, deberá tener la suficiente entereza de comprender que hubo un mal diseño en el combate a la pobreza en México y a tan sólo un año de iniciado el gobierno como un barco que navega en aguas embravecidas por tormenta podrá dar un golpe de timón.