Masiosare agencia de noticias

Masiosare
Titulares de los periódicos el 3 de octubre de 1968 - Foto: Especial

Disecciones: Preámbulo

El autor nos presenta su método para leer periódicos y estar informados; esta columna nos presentará un análisis del contenido de los periódicos como una forma de aportar al debate público

POR: Carlos Garza Falla, Visitas: 177

Publicado: 18/09/19 03:36

 

Pertenezco a una tradición que suele iniciar el día revisando la prensa, ejercicio que con el imperio del internet ha sufrido algunas variaciones, pero que en lo fundamental sigue siendo el mismo.

Un primer paso y en muchas ocasiones aún en la cama, al despertar, consiste en revisar las primeras planas e identificar las “notas de interés”, lo entrecomillo para resaltar el hecho de que se trata de un criterio totalmente subjetivo y normalmente vinculado con el contexto profesional en el que uno está ubicado.

Un segundo paso, en mi caso después del baño matutino, y ya con una café en la mano, es una lectura en diagonal, la mas de las veces, de las “notas de interés”.

Acto seguido viene como tercer paso revisar los llamados artículos de opinión o lo que la comentocracia dice, en mí caso, esta lectura es selectiva y se construye desde mis prejuicios y afinidades con quienes escriben y reconozco en ello una limitante importante, que me introduce en el túnel de solo leer a aquellos que piensan como yo o cuyos planteamientos considero afines a los míos.

El siguiente paso es el más relevante e interesante para mí y ahora, en el mundo dominado por las redes sociales, se da a lo largo de todo el día y puede ocupar un tiempo largo e importante. Es el pimponeo con diversas personas: “¿Vieron la nota de que en Tamaulipas las gasolineras se negaron a suministrar gasolina al ejército y a las fuerzas de seguridad por instrucciones de los carteles? ¿Cómo ven? ¿qué piensan?” “¿Ya leíste el artículo de Fernando Escalante, en Milenio? Ahora te mando el link.” 

En mi caso y a lo largo de más o menos 50 años de vida laboral, cuando las mal llamadas “redes sociales” no existía el “pimponeo” informativo, noticioso, se solía dar en torno de la cafetera de la oficina, al servirnos el primer café del día. Y aunque no lo crean, en algunos casos era un buen aliciente para llegar temprano a trabajar.

Otra modalidad que tuve el privilegio de disfrutar en algunos espacios laborales, fue la formalización del intercambio matutino informativo noticioso en una reunión a la que pomposamente se le llamaba “análisis de coyuntura” y que tenía claramente el propósito de que el “equipo” tuviera una plataforma informativa común a lo largo del día.

Platico todo lo anterior porque estoy convencido de que la mejor manera de procesar la información, las noticias, la agenda pública, es mediante el conversar abierto, amplio, plural y diverso, y que en esa medida todos nos enriqueceremos y probablemente enriqueceremos nuestra comprensión del mundo que nos ha tocado vivir.

Y porque me parece importante conversar sobre informaciones y textos que se publican en el periódico quiero en esta ocasión proponer que leamos juntos dos materiales periodísticos. Felipe González: “El capitalismo triunfante está destruyéndose así mismo” publicado en El País, el pasado lunes 9 de septiembre, y que según dice la autora, Soledad Gallego-Díaz, es un texto “producto de una larga conversación en su casa, en Extremadura, un encuentro en el que el expresidente llama la atención sobre cuestiones fundamentales del escenario internacional y nacional.”

El segundo texto es, Balazos en los pies de Jose Ramon Cossio  Diaz. Artículo de opinión publicado en El Universal, el día martes 10 de septiembre.

Quien me condujo al texto de Soledad Gallego-Díaz fue Héctor Aguilar Camín que ha dedicado sus colaboraciones del día de ayer (Un Mundo sin Reglas) y del día de hoy (El mundo sin reglas y la democracia) en Milenio a los decires de Felipe González.

El texto que da cuenta de la entrevista a Felipe González arranca con la siguiente tesis la cual formula como el primer elemento del análisis: “el modelo del capitalismo triunfante está destruyéndose a sí mismo por su insostenibilidad. Ese es el primer elemento de análisis: el modelo no es sostenible desde el punto de vista socioeconómico.”

La segunda tesis o el segundo elemento que se plantea “es que las relaciones internacionales están viviendo una completa anomia, una falta de reglas.” Hay,  dice Felipe González, un absoluto desprecio por la normatividad, por el derecho, por las reglas que hace que las decisiones sean arbitrarias” y concluye “la anomia global está calando hacia abajo, hacia los estamentos nacionales locales.”

La tercera tesis o el tercer elemento que se plantea es que: “En esa anomia general son los sistemas autoritarios los que mejor se desenvuelven, los que tienen menos costes, frente a los sistemas democráticos representativos.”

Desde mi punto de vista los tres elementos enunciados ponen el dedo en la llaga y nos ayudan a entender la sensación de caos que la humanidad está experimentando. No es cosa menor, pienso yo, el que un personaje como Felipe González nos externe su convicción de que “el modelo del capitalismo triunfante está destruyéndose a sí mismo por su insostenibilidad.” En algún párrafo de la entrevista Felipe González afirma: “Insisto, es el modelo lo que está en cuestión, un modelo que sigue concentrando renta. Lo que se está produciendo es una redistribución negativa del ingreso, tanto en las etapas de crisis como en las de crecimiento.”

Dicho en otras palabras “el modelo del capitalismo triunfante” está diseñado para concentrar rentas y cuando redistribuye, lo hace en sentido negativo, por ello ya es insostenible.

¿Cómo intenta mantenerse a flote “el modelo del capitalismo triunfante”? Impulsando al mundo a una “anomia” absoluta, al triunfo de las decisiones arbitrarias y discrecionales y quienes mejor se mueven en esas aguas son los sistemas autoritarios porque son ellos “los que tienen menos costes, frente a los sistemas democráticos representativos.”

Cierro mi lectura de la entrevista a Felipe González con dos citas que creo que también da elementos para la conversación: “en las relaciones políticas basadas en el tuit, el espacio para la reflexión y la información de fondo se ha reducido mucho. Ahora, en la política tuitera se apela simplemente a reacciones emotivas, no reflexivas y eso mina el escenario.”

“Europa ha sido durante dos siglos el laboratorio de todas las grandes ideas del mundo, pero en la actualidad es un museo, no un laboratorio.” ´

Relaciono el otro texto, Balazos en los pies de Jose Ramon Cossio  Diaz, con el de Felipe González porque a mi juicio comparte una misma virtud, hacer lecturas sociológicas de la realidad.

Peter L Berger, un sociólogo Nortearicano, en su libro Introducion a la Sociologia: una perspectiva humanística,  afirma que hacer sociología es aprender a mirar atrás de las fachadas y para mí lo que hacen Felipe González y José Ramon Cossio es precisamente eso, mirar atrás de las fachadas y ayudarnos a aprehender el momento histórico que estamos viviendo.

El exministro José Ramón Cossio aborda tres cuestiones que me parecen muy relevantes y sobre las cuales creo que hay que ampliar la conversación.

El primer elemento que señala Cossio es lo que podríamos calificar como el estilo personal de AMLO y al que se refiere de la siguiente manera: “Hay inquietud por la acción política del gobierno actual, por su modo de construir escenarios, identificar rivales, denostar opositores o atacar segmentos sociales.”

El segundo elemento al que se refiere es a lo que él llama: “la fatal combinación entre la incapacidad de gran parte del funcionariado actual y la carencia de recursos para llevar a cabo sus labores.” Lo cual señala Cossio al sumarse incompetencias y escaseces se están “demoliendo partes relevantes de la vida.  De a poco pero consistentemente, se precarizan los servicios que el estado está obligado a proporcionar.”

El tercer elemento y en relación al cual afirma que es menos visible que los dos anteriores es el achicamiento insensato de la administración del gobierno y en relación al cual sostiene. “El gobierno actual puede estar reiterando, bajo otras formas, justificaciones y retoricas, los viejos supuestos neoliberales que dice combatir. Sin buscar la liberación del mercado, pero queriendo liberalizar al presidente de ataduras institucionales, está perdiendo el acompañamiento eficaz para lo que se quiere transformar y las bases para ordenar a un país crecientemente convulsionado. Su problema no es la política, es la administración. No la comprende ni para sí, ni para los otros.”

Termino invitando a que hagamos de la conversación el medio idóneo de mantenernos informados, de alimentar nuestras cabezas,  pero sobre todo de enriquecer nuestros corazones.

Twitter: cgf59
Facebook: Carlos Garza Falla
Instagram: Carlos Garza Falla