Masiosare agencia de noticias

Masiosare
León Trotski, retrato hecho por Frida Kalho - Foto: Especial

Posmodernidades: Trotsky y el béisbol, a 79 años del atentado de Ramón Mercader

Un equipo de béisbol catalán formado por espías que viajó a México en 1936 para jugar con los equipos locales, cuya verdadera intención era encontrar a Trotski

POR: Xalbador García, Visitas: 262

Publicado: 22/08/19 10:15

 

Es extraño pensar en un equipo de béisbol catalán. Lo es aún más, pensar en un equipo de béisbol catalán en los años treinta y cuyo nombre era “México”. En la escuadra militaban Bartemou Costa-Amic, David Redull, alias “David Rey”, y Manuel Martínez, “El Guapo”. Todos ellos, además de peloteros, eran espías. En 1936 llegaron a tierras nacionales para hacer una gira en contra de conjuntos mexicanos. Pero su verdadera misión estaba fuera del diamante: buscaban refugio para Lev Davídovich Bronstein, “Trotsky”, perseguido en ese momento por el apabullante aparato soviético.

En su texto “La verdadera vida de Bartomeu Costa-Amic” (publicado primero en el número 253, de 1997, de la extinta revista Vuelta y luego en el libro México-París. Capital del exilio, FCE, 2014), Fabienne Bradu cuenta que como escaparate del equipo se eligió una tienda deportiva situada entre las calles de 16 de septiembre y Bolívar, del Centro capitalino. Los trofeos ganados en Europa se exhibían en los aparadores. La seducción de las preseas era buen gancho para atraer curiosos y amantes de la pelota, como Ramón García Urrutia, miembro del Frente Popular Mexicano y periodista de la Secretaría de Comunicaciones, a cargo de Francisco J. Múgica.

Costa-Amic habló con García. Las estadísticas y las anécdotas en el campo quedaron de lado cuando el catalán le reveló su identidad y le mostró la carta del líder comunista Andreu Nin solicitando que el gobierno mexicano le brindara asilo a Trotsky. El periodista le consiguió una entrevista con Múgica y éste, a su vez, lo llevó frente a Lázaro Cárdenas. Conocedor el panorama mundial El General aceptó la petición. México acogería al gran León soviético pero, para evitar sospechas internacionales, la solicitud tendría que venir de camaradas mexicanos. Diego Rivera y Octavio Fernández fueron los elegidos para hacer pública la petición de asilo.

Tras el cumplimiento de su deber Costa-Amic regresó a España en apoyo de las filas republicanas que ya padecían el ataque por parte de los nacionales. Según el relato, había logrado que Trotsky llegara el 9 de enero de 1937 al puerto de Tampico, donde lo esperaban Frida Kahlo, enviada por Diego; Max Schachtman, del Socialist Workers Party; George Novack, del comité estadounidense en defensa de Trotsky, y el general Beltrán, como representante del Presidente Cárdenas.

George Novack recuerda el viaje en tren de la comitiva rumbo a la ciudad de México: “todos juntos subimos al vagón principal del Hidalgo. [Trotsky] se veía feliz, y evocamos los sucesos mundiales hasta llegar a México… De hecho, con los soldados de la guardia presidencial cantamos una serie de corridos de la revolución zapatista; luego nos pidió que le cantáramos canciones estadounidenses, por lo que entonamos Joe Hill, y Frida cantó las canciones del folclor mexicano” (citado en Trotski. México 1937-1940, Siglo Veintiuno, México, 1992).

Costa-Amic no volvería a tierras nacionales sino hasta 1940. Perdida la guerra civil española, tuvo que regresar a México con la andana de exiliados republicanos. Se quedó en Veracruz realizando algunas labores de edición. El 22 de agosto del mismo año leyó la noticia: “Trotsky había muerto un día antes”. El asesino, Jacques Mornard, le había asestado un golpe fatal en la cabeza con un piolet. Cuando se descubrió la verdadera identidad del homicida fue más grande la sorpresa de Costa-Amic. Él había conocido a Ramón Mercader en España. De haber llegado a la ciudad de México lo hubiera identificado como un agente stalinista en la casa de Trotsky. Habría frustrado el atentado.