Masiosare agencia de noticias

Masiosare
El presidente Andrés Manuel López Obrador al encabezar la conmemoración de los 500 años de resistencia indígena - Foto: Presidencia

Pluraculturalidad en el Día de la Raza en una nación independiente

Reflexiona sobre el cambio de Día de la Nación Pluricultural al Día de la Resistencia Indígena; señala que mientras se niega la hispanidad, se habla del dios cristiano; parece una postura de simulación

POR: Aleida Alarcón, Visitas: 229

Publicado: 14/10/21 09:00

 

El 12 de octubre se conmemoran días por la Historia sobre la invasión del hemisferio de este lado del mundo, guiados por hombres que desarrollaban ciencia y que avanzaban en el mar con la ignorancia de saber que de éste lado también existían las artes liberales en nuestra tierra mexica. Las batallas y estrategias militares quedaron asentadas en la historia por las bitácoras de aquellos que obtuvieron la oportunidad de conquistar un territorio para cumplir una promesa de tierra: la después llamada Nueva España, hoy ese día identificando el como el Día de la Raza, el día de la Hispanidad, de la Nación Pluricultural.

Sin embrago, en la actual administración, se modifica la conceptualidad del día de la Nación Pluricultural o Día de la Raza, por “Día de la Resistencia Indígena” esa connotación de “resistencia” nos marca solo una postura; sobre la masacre y sobre la victimización de los nativos de la llamada América que los Hispanos (españoles) encontraron tras su avance en el territorio descubierto, esto yace a más de 528 años. 

Hablar de Dios, frente a la cultura politeísta de México, de Perú, de las selvas amazónicas es hablar sobre la devastación de su pureza, pero vamos analizando la filosofía o religión que en la actualidad tienen todos los que vivimos en América latina, solo el 5% de las poblaciones contiene aun sus religiones o filosofías originarias, el 75% se dividen en tres religiones: católica, protestantes, pentecostés; el resto, 20% tiene distintas creencias y filosofías de la fe de la vida misma o nula creencia religiosa.

No es lo mismo hablar del Día de la Nación Pluricultural, que, del día de la Resistencia Indígena, porque ambos tienen aparejadas evoluciones de la concepción de la historia; y ¿Quiénes escribieron esa historia? Los que se quedaron para crear una noción del tiempo, los que fueron vencedores y plasmaron una narrativa de acuerdo a sus perspectivas y sobre todo la conceptualización, los que les pagaron para que escribieran lo que se les contaba que sucedió, sin aplicar el método de comprobación; esos fueron los que nos dejaron cuenta de esos eventos, en nuestro caso, de la historia de la Conquista de México.

No podemos dejar pasar que ahora los grupos minoritarios abrazan la propuesta de la “Resistencia Indígena” “la Resistencia Afro” porque sólo así se visibiliza la vulnerabilidad de los mismos grupos que heredaron la discriminación racial y la limitada o nula oportunidad del desarrollo integral; porque la actualidad misma nos factura sobre esos cambios que han caminado como el tiempo cuando se forma una piedra, tantos años en la indiferencia, tanto tiempo en la espera; que hoy con todos los aparatos burocráticos y de ONG´s ya se puede tener el aliento de exigir que se les cumpla ante la ley la igualdad, la libertad y la paz social.

Hablar de resistencia, de pluriculturalidad o de la hispanidad; nos sigue hermanando para que las voces se escuchen y se tenga la atención a todos los pueblos que siguen en espera del desarrollo; a todos los países que se formaron en la misma línea del tiempo que México, siguen luchando por esa igualdad e inclusión.

Porque hoy mismo, los mestizos y los mulatos, los criollos y los moriscos y los chinos; ya no existen en México, sólo prevaleció el “origen” y la evolución de nuestros pueblos, de la misma manera para la América Latina; porque todos somos hermanos, de esta tierra que fue descubierta para hacernos más dignos y con mayor historia.

Hoy en México se conmemora la resistencia indígena, pero el gobierno debe y tiene que atender precisamente los temas que lleven a los pueblos originarios al progreso, porque no se puede hablar de la resistencia en Guerrero, Oaxaca o Chiapas; cuando miles de familias siguen en la extrema pobreza, continúa el sistema de usos y costumbres que violenta los derechos humanos y trasgrede a las mujeres y niñas en cada comunidad.

En el estado de Guerrero, en pleno avance del reconocimiento de esa pluriculturalidad, aún se continúan vendiendo niñas para matrimonios forzados, el caso de la Montaña con la menor abusada por su suegro es solo la punta del iceberg de la violencia que viven las mujeres, porque ese sistema que fue heredado por los antiguos concejales, está lastimando a niñas, adolescentes y mujeres en toda las zonas indígenas, hoy la gobernadora electa publica que dará atención a cada tema que vele por la dignidad de vida de cada fémina en la entidad, la esperanza que la sensibilidad humana acompañe a la sensibilidad política.

No podemos seguir conmemorando la resistencia indígena, cuando debemos de visibilizar las carencias que actualmente tienen las minorías, como lo dice el presidente de este país, primero los pobres, todo con el pueblo; he ahí la coyuntura para avanzar en esta sociedad mexicana que nace desde la era mexica y se convierte en un territorio lleno de ancestralita del viejo continente y de la antigua España; eso queda en la historia y hoy se debe atender esa historia para dejar la memoria que las generaciones avanzan en familia y avanzan para el bien vivir.

aleidaad@outlook.com