Masiosare agencia de noticias

Masiosare
Cartél propagandístico de la política Gran Salto Adelante de Mao Tse Tung en 1958 - Foto: Especial

Más allá de la Twitósfera: el nuevo gran salto adelante

China de alguna manera recuerda la política implementada por Mao Tse Tung a mediados del siglo XX para industrializar al país; pretenden producir el 70 por ciento de los chips que necesitan

POR: Estefanía Capdeville, Visitas: 229

Publicado: 20/08/21 03:33

 

A principios de este año, en medio de la crisis económica y de salud por coronavirus, se sumó la crisis por el desabasto de chips electrónicos. Los chips son, de alguna forma, el “alma” de las computadoras y de todos nuestros devices (aparatos) y, en los últimos años, se han vuelto parte esencial de los coches. Para darnos una idea, un coche normal tiene más de 100 chips así que los chips son materia prima para nuestra economía en el siglo 21.

¿Qué fue lo que pasó? durante la segunda mitad del 2020 aumentó la demanda de computadores, celulares, televisiones, etc, debido a que todo el mundo se encontraba encerrado en su casa. Esto no puso presión a los fabricantes de chips porque bajó la demanda de autos. Pero en abril 2021, cuando las principales economías del mundo se comenzaron a reactivar, aumentó rápidamente la demanda de vehículos y los fabricantes de chips se vieron imposibilitados para cubrir la demanda.

China ya había detectado esta dependencia a los chips desde 2015 en el plan Made in China 2025 que contempla como meta producir el 70 por ciento de los chips consumidos por China para dicho año.  Sin embargo, aunque cuentan con todo el apoyo del gobierno Chino, las empresas nacionales no han logrado aumentar la producción lo suficiente a causa de falta de insumos y de personal especializado, por lo que se calcula que para 2025 habrán alcanzado que apenas el 19 por ciento de los chips consumidos por China sean Made in China.

A raíz de la crisis de chips de este año, la prensa China está creando la narrativa de comparar el fortalecimiento de la industria nacional de Chips con el Gran Salto Adelante, la política económica implementada por Mao en 1958 para industrializar el país y terminar con la dependencia económica al exterior.

Pero esta no es la única industria relacionada con la tecnología que está cambiando la narrativa. El gobierno de Xi Jinping publicó 50 acciones regulatorias para los monopolios de la industria de la tecnología como Alibaba y Tencent (Tik Tok). Los antes consentidos del Partido Comunista Chino, ahora se enfrentan a nueva regulación que le ha hecho perder a los inversionistas casi 1 trillón de dólares.

La visión de Xi Jinping es que China tiene que transformar su industria tecnología para producir hardware, como chips, e innovar en tecnologías emergentes como la inteligencia artificial, la robótica y energías limpias para así alejarse de la industria las redes sociales y a los videojuegos a los que calificó de “opio espiritual”.

Así que en pocas palabras, China quiere cambiar de producir redes sociales, apps de comercio electrónico y videojuegos, a producir infraestructura tecnológica y sentar las bases para ser una potencia desarrolladora de nuevas tecnologías, no un país que utiliza nuevas tecnologías inventadas por Silicon Valley.

Y esta es otra de sus competencias con Estados Unidos. No solo compiten por ser líderes en innovación tecnológica, si no que China y Estados Unidos se enfrentarán a una competencia para regular a sus monopolios y, aspi lograr crecer nuevas empresas en los próximos años y definir el ecosistema digital del resto del siglo.

Mientras tanto, en México parecemos estar muy cómodos viviendo bajo los monopolios de Estados Unidos y creando legislación reactiva. Pero considero que habría de hacer el mismo análisis que hizo China ¿qué futuro queremos como nación en la era de la tecnología? porque hasta el momento parece que políticamente solo nos preocupan las redes sociales, pero hay que comenzar a hablar de chips, tecnologías emergentes, algoritmos y servidores porque, aunque no lo veamos, ya son parte de nuestras vidas.

Para más ideas inconexas, en @yeyicapdeville