Masiosare agencia de noticias

Masiosare
La carencia de policías está asociada a la falta de condiciones para el trabajo y al nulo esfuerzo de las autoridades por garantizar buena calidad de vida a los agentes - Foto: Especial

Tiempos Modernos: ¿Y la policía?

Cuauhtémoc Blanco dice que su estrategia ha funcionado y presume capturas que hicieron otros; Ortiz Guarneros dice que faltan policías y exhibe mismas cifras que recibió; ¿qué han hecho? ¿En qué se gastaron el dinero?

POR: Jaime Luis Brito, Visitas: 313

Publicado: 12/07/21 01:21

 

La política de seguridad pública de Cuauhtémoc Blanco Bravo es un fracaso. Decir que han capturado a ocho de 10 objetivos es un chiste de mal gusto. Varios de esos “objetivos” los capturó la federación y fue en Puebla (El Ray) o Guerrero (El Carrete), no en Morelos. Además, dicen que van perdiendo la guerra porque no tienen suficientes policías, pero los números no cuadran. Se ha invertido (dicen) millones de pesos en mejorar las condiciones laborales, pero al contrario de lo que debería pasar, en lugar de tener más policías, ahora tienen menos.

Cuando el gobierno de Cuauhtémoc Blanco tomó posesión, los encargados de seguridad pública de su administración presentaron una especie de diagnóstico en el que señalaron el déficit de elementos policiacos que les había heredado la rapaz gestión de Graco Ramírez: para alcanzar los estándares mínimos requeridos por organizaciones internacionales, la entidad necesitaba de al menos siete mil policías.

Usted puede consultarlo en una declaración hecha por el vicealmirante José Antonio Ortiz Guarneros, quien recién se estrenaba como titular de la Comisión Estatal de Seguridad Pública en Morelos el 27 de diciembre de 2018. En la nota Morelos registra un déficit de casi siete mil policías, el marino convertido en policía señaló:

“los elementos policiacos presentan uniformes casi destrozados, patrullas inservibles, falta de capacitación y comandancias en mal estado”.

Dijo que los policías con los que contaba Morelos estaban distrubuidos de la siguiente manera: 2 mil 375 policías operativos municipales, 492 de tránsito, 62 del ERUM y 53 considerados eventuales; en tanto que el llamado Mando Único tenía a su servicio mil 531 elementos operativos, 306 administrativos y 34 sindicalizados.

Según el propio Ortiz Guarneros, en diciembre de 2018, señaló que para alcanzar los estándares internacionales era necesario contar con 11 mil 200 policías para una población como la morelense. Es decir, se contaba en ese momento con 4 mil 853 elementos, se requería de 6 mil 347 elementos.

El fin de semana antepasado se convirtió en uno de los más violentos del sexenio de Cuauhtémoc Blanco Bravo. Las autoridades del estado, rebasadas (¿o cómplices?), salieron a dar una rueda de prensa para dar a conocer las medidas que se tomarían al respecto. Se culpó de la violencia a la guerra entre cárteles y se dijo que no hay suficientes policías. Se ofreció una recompensa por uno de los líderes identificados como causantes de los asesinatos y se cruzaron de brazos, no han dicho nada de la falta de policías.

Dijo Ortiz Guarneros, se consigna en distintas notas de prensa: “Tenemos un déficit alto de policías, sólo contamos con 2 mil 300 municipales y mil 200 estatales, se necesitan más pues somos más de 2 millones de habitantes en la entidad, por lo que les estamos haciendo el llamado a los municipios a reclutar elementos para la academia, mismos que regresarán a sus municipios, por eso es necesario que nos apoyen en eso”.

Hay una serie de datos que saltan a la vista. El primero es que las cifras de policías han disminuido del inicio del gobierno a estas alturas. ¿Qué ha pasado? ¿Por qué la gente ya no quiere ser policía? ¿Será que las promesas hechas de mejorar las condiciones laborales simplemente fueron eso, promesas vacías, como tantas otras del exfutbolista-actor-cómico-y-hasta-mago Cuauhtémoc Blanco? Habría que pedir informes a Ortiz Guarneros, al secretario de Gobierno Pablo Ojeda y a la exsecretaria (o sigue en el cargo) y hasta hace poco, candidata a diputada Mirna Zavala Zúñiga (apenas obtuvo la irrisoria cantidad de 2,131 votos), sobre el destino de los recursos que se asignaron a la seguridad pública en Morelos.

Dijo Ortiz Guarneros que, de las siete mil plazas todavía pendientes de ocupar en Morelos, han tenido dos o tres generaciones capacitándose en el Colegio de Seguridad Pública con 33 estudiantes, 107 estudiantes… En tres años, el gobierno de Cuauhtémoc Blanco no ha podido (porque es su responsabilidad dado el convenio del Mando Coordinado de Policía) hacer un programa que realmente mejore las condiciones laborales y de profesionalización de la policía que llame a jóvenes para que integren esta fuerza policiaca. Es un fracaso que, en lugar de tener más, se tenga menos.

Así que el gobernador diciendo que su estrategia “sí ha funcionado” es al menos una burla que genera una reacción iracunda de las personas morelenses. Puede ser producto de su desconexión con la realidad, no necesariamente producto de sustancias, sino de una incapacidad representacional, o simplemente del cinismo de alguien que considera que gobernar es igual a decir: “no les voy a fallar”.

Y es cierto, no le ha fallado a sus amigos, quienes siguen protegidos y enriqueciéndose o al menos dilapidando el dinero, porque los resultados no existen. Seguimos igual o peor…

 

Engranes: Y ahora, además ofrecen recompensas. ¿Cuántos de los “objetivos” por los que se han ofrecido recompensas han sido capturados en México? Realmente es una vacilada más del gobierno de bufones que hoy tiene Morelos…

jaimeluisbrito@gmail.com

Twitter: @Patrio74

Facebook: @JaimeLuisBritoV