Masiosare agencia de noticias

Masiosare
La imagen, durante el izamiento de la bandera monumental en Iguala, este 24 de febrero - Foto: Presidencia

La Bandera, símbolo de la fraternidad

Los llamados símbolos patrios comprenden en parte la identidad de una nación; en México se trata del lábaro, el escudo y el himno; mientras nos unen, la búsqueda del poder nos divide

POR: Aleida Alarcón, Visitas: 358

Publicado: 25/02/21 03:41

 

Los símbolos patrios significan la identidad de una nación que a través de costumbres y tradiciones enaltecen los valores y la historia de su pueblo. México no es la excepción.

Para México, la bandera, el escudo y el himno son la identidad que tenemos marcada como ciudadanos legítimos y nacidos en este país; conmemorando el pasado 24 de febrero día de la bandera mexicana, en la cual vimos en redes sociales y en medios de comunicación su creación a 200 años de la consumación de la independencia; oficializada el 24 de febrero de 1934 como bandera nacional, y decretada por el presidente de la república Lázaro Cárdenas del Río en 1940.

Pero, ¿qué significa la bandera para un mexicano? En 1821 era la libertad, la igualdad y la independencia, consumada por un realista, Agustín de Iturbide; y un insurrecto, Vicente Guerrero tras el Pacto del Plan de Iguala. En las siguientes revoluciones, el símbolo de la bandera sería la defensa de esta nuestra identidad mexicana.

Por eso la bandera de México, se convierte en el primer símbolo de identidad, de historia, de lucha y de victoria; a nivel mundial nuestra bandera se ha destacado en el ranking de las más bonitas del mundo entre más de 100 banderas, por encima de Estados Unidos, Gran Bretaña, Brasil; en otros años por debajo de Turquía, Canadá y Perú.

Sin duda, su propio símbolo nos muestra el idealismo de los que intervinieron en el diseño creada por el igualteco José Magdaleno Ocampo del estado sureño que es Guerrero, bajo las órdenes del entonces Emperador. Libertad, unidad y esperanza símbolos de los colores que tiene la bandera y que toda mexicana o mexicano conoce desde que inicia su socialización con la historia y sus instituciones.

La bandera es símbolo de identidad para todo grupo, lo notamos en la solemnidad de nuestro país y las del resto del mundo; empero, no sólo es tema de patriotismo, si no de crear empatía a través de una bandera, en las instituciones, en los equipos deportivos, en los partidos políticos, en grupos que forman mujeres y hombres dentro de una sociedad.

Y hablando de partidos, y no de futbol, estamos acercándonos a la jornada de campañas para conocer a los candidatos y candidatas que se están registrando ante las instancias electorales regionales y de sus propios partidos para oficializar sus espacios que han ganado por encuesta o porque no había más opciones, o también por qué no, por la gracia del ser el ungido. Todos con “banderas” que representar.

Porque cada partido representa ideales, preceptos y reglamentos para sustentar su razón de organización y que todo esto es simbolizado en una bandera, con sus colores, con su tipografía y hasta la forma de la misma que identificará a unos de otros. E insisto, la naturaleza del hombre…

Es digno ver a mujeres y hombres respaldados en estas banderas cuando su comprobada conducta publica y desarrollo como persona publica le da la credibilidad de la congruencia del ser y de la identidad que refleja sobre ese símbolo que llevan impregnados por distinguirse de tal o cual partido.

Sin embargo, la idea de obtener poder ya pone en distintas circunstancias a esos hombres y mujeres que por “estar y ser” ponen en el suelo esos ideales e identidades, dejando al paso todo lo que no sea de utilidad y de mensaje para convencer, teniendo actos impresentables y denostando su propia imagen. O los personajes que se cambian de una bandera a otra por el simple hecho de permanecer “vigentes” y en un lugar donde logren resurgir para estructurar sus grupos de poder, y en estos momentos, preguntamos: ¿Y la bandera?, ¿dónde la dejaron?

Si como mexicanos nos hermanamos y palpamos la fraternidad cuando conmemoramos nuestro simbolismo patrio; ¿porque entre los hombres y mujeres de un mismo partido no sucede?, la ciudadanía teníamos suficiente con ver las campañas electorales desacreditando un candidato al opositor para venderse como la mejor opción; ahora también tendremos que consumir el espectáculo que dan los mismos partidos al fragmentarse y verse divididos dejando en último tema, esa identidad que los hizo estar y afiliarse a una institución partidista; poniendo a su bandera como el artículo de accesorio para su imagen en campaña.

La pasión que define a un mexicano con su bandera, sería el idóneo que cada candidato cumpliera esos ideales que simbolizan sus propias banderas, si poner al otro, al similar a éste, el de su mismo partido que intenta dejar en la lona política electoral, todo por el bien común. Ya lo simbolizan las banderas, Libertad, Igualdad, Democracia.

@aleidaad

aleidaad@outlook.com