Masiosare agencia de noticias

Masiosare
Militares conviven con infantes, en imagen de archivo - Foto: GobMor

El Ejército: luces y sombras

En el marco del Día del Ejército, este 19 de febrero, es buen momento para recordar que con sus claros y oscuros, las fuerzas armadas están conformados por efectivos militares que también son humanos

POR: Aleida Alarcón, Visitas: 371

Publicado: 18/02/21 01:01

 

En el marco del día del ejército mexicano que se conmemora el 19 de febrero, desde su creación oficial al interior del “Plan de Guadalupe” don Venustiano Carranza lo presenta como ejército constitucionalista, y al año siguiente (1914) se convierte en ejército mexicano.

Históricamente es una de las instituciones que ha sido fortalecida, renovada, modernizada y va adecuándose a las necesidades del servicio del país y de la protección de la población, así como el de velar por la soberanía de México; todo, a través de cada decalustro que ha pasado en el tiempo de nuestra nación.

El ejército mexicano cuenta con 214,596 efectivos militares, y tiene su fortaleza en la institucionalización, inicialmente desde su estructura, ya que cuentan con espacios físicos y de recursos humanos que le permiten la implementación de la planeación y logística que emana desde su razón de ser en todo el territorio del país.  Esta institución cumple de manera irrestricta sus leyes y reglamentos, tienen un nivel muy bajo de corrupción debido a que ocupan el segundo lugar en confiabilidad de la ciudadanía en temas de seguridad y en el desempeño profesional a la asignación de mandos y grados debido al régimen estricto de sus protocolos de actuación y su servicio profesional de carrera, así como la vigilancia de sus asuntos internos a través de su sistema de justicia militar y el código de ética que los mandata.

Toda dependencia se rige por leyes y reglamentos que están plasmadas en su misión para ejercer sus facultades, responsabilidades y obligaciones, pero ahora estamos informándonos sobre el ejército; quienes se rigen en conjunto con la fuerza aérea, por aproximadamente 70 reglamentos que direccionan sus planes y programas de operaciones; todo bajo el cumplimiento de la ley.

El ejército dentro de estos planes y operaciones, marcó un precedente a través de los servicios que otorga a la población mexicana; se crea como operativo militar en 1966 para atender una contingencia de desastre natural en el río Pánuco el Plan DN-III -E que sin ser tan público dentro de la población en general, este operativo (o plan) ha sido de modelo para estructurarse en muchos países del mundo, y nuevamente México a través de la profesionalización de sus fuerzas armadas deja una etiqueta a nivel internacional.

Y se crea por la agenda que le asignan, ya que, dentro de su reglamentación, el DN-I es para la defensa externa (una invasión extranjera-guerra) el DN-II es para la seguridad interior y la paz social y el DN-III para atender desastres naturales, creados por el medio ambiente o por el hombre.

El día del ejército se acerca y es de merecido reconocimiento social a la labor incansable que tiene los soldados mujeres y hombres, así como sus oficiales dando su servicio al país, por medio de sus acciones cumpliendo las ordenes de sus mandos para hacer cumplir sus obligaciones como institución, así como los mandatos del comandante supremo de las fuerzas armadas, sí, el presidente de los estados unidos mexicanos.

Maquiavelo cita: “las armas se deben reservar para el último lugar, donde y cuando los otros medios no basten” es ahí donde el ejército ha sido abusado y usado; pero también ha abusado y usado su propio sistema.

Sabemos que las instituciones en México, son instituciones bien pensadas y creadas con cimientos fuertes porque se sustentan en la constitución, pero… la naturaleza del hombre (espacie humana) ha tergiversado la funcionalidad, todo ser humano camina con un interés, y cuando este se desenvuelve en lo público, las tentaciones de poder y egolatría le conducen a la perversidad, porque el fin es obtener el poder y mantenerse en él. “No desgasta el poder; lo que desgasta es no tenerlo” Giulio Andreotti, presidente del Consejo de Ministros en Italia (1972).

Dentro del ejército mexicano, también sucede, porque son hombres y mujeres los que hacen que la institución funcione, tenga sus éxitos, sus patentes y sus oscuros; como ha sido a lo largo de la historia de ellos, sobre el abuso y excesivo uso de la fuerza.  Dentro de estos oscuros, está un indicador sobre estos excesos que son las denuncias en contra de violaciones a los derechos humanos que la sociedad demanda, en lo que va de la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador, la Defensa Nacional ha acumulado 71 denuncias hasta el año 2019, falta cuantificar las ocasionadas y presentadas ante un ministerio público del año 2020 y lo que llevamos del 2021; ya que la pandemia detiene los flujos de operaciones administrativos de las instituciones.

De la misma manera la línea del tiempo no deja que la memoria se borre, hechos históricos como Tlatelolco. Que hoy escuche en una sesión virtual a través de una asociación civil donde el invitado para hacer una ponencia fue un militar. Dijo que no intervinieron directamente en este evento; si no que fue, respuesta que tuvo el batallón de infantería Olimpia, tras recibir una agresión con armas de fuego, y ahora que se abrieron los Archivos Generales de la Nación, bueno, hay acceso para hacer conclusiones sobre este episodio, existe una serie en una de las plataformas digitales que es recomendable sobre este tema, se llama “un extraño enemigo” de Jiménez Cacho, véanla y harán hipótesis.

Continuando, nos bajamos al sur, en el estado de Guerrero en 1998 con una emboscada que hizo el ejército a más de 300 líderes sociales en la región de la costa chica-la montaña de esta entidad; queda la violencia ejercida por las fuerzas armadas como la masacre del ejército que fracaso en El Charco comunidad de Ayutla de los Libres y como ironía el nombre del municipio donde vive el recuerdo de esa barbarie, y que también pegaría pronto a ese evento el dolor social en Chiapas sobre Acteal.

Y pasó el tiempo, el ejército camina, se renueva y moderniza; pero también siguen apareciendo sus claros oscuros, supimos de Tlatlaya, Ayotzipana.  Las armas se deben reservar para el último lugar, donde y cuando los otros medios no basten,( Maquiavelo) entra aquí donde el ejército es usado a través del poder político para cumplir fines, como  la operación de la detención de capos del cartel más poderoso del mundo, que puso a México en la agenda internacional en contra de las drogas, la detención de Ovidio y que después fue liberado, pero eso ya no estuvo en manos de las fuerzas armadas.   Los rescates de las familias en las inundaciones de Tabasco, los trabajos de la atención a los miles de migrantes de centro américa que buscan la libertad y una vida digna, en fin; todos buenos y algunos errores, por ser eso, los humanos que no pueden mediarse en el uso del poder y su fuerza.

El ejército mexicano siempre será leal a México y a su comandante en jefe en turno; debido a que están capacitados para hacer cumplir sus reglamentos; los efectivos militares están para obedecer las órdenes y a dar resultados,  y siguen modernizándose y actualizándose, reformaron la constitución y ya tiene figura jurídica para hacer operaciones de seguridad pública, hay apertura para que los oficiales, soldados y personal de apoyo del ejército si infringen la ley, serán objeto de aplicación de justicia en el orden civil.

También así se debe tener un ejército humano con la población, al trato y dirigirse a nosotros, humano entre ellos mismos; y más humano con sus servicios para que el país siga agradeciendo su labor que nunca termina y que cada ciudadano de esta nación tenemos la plena seguridad que en una emergencia estará el ejército mexicano para salvaguardarnos y mantener la paz social.

@aleidaad

aleidaad@outlook.com