Masiosare agencia de noticias

Masiosare
La sociedad civil, un grupo de personas que comparten un espacio común, preocupadas por los asuntos que atañen a todes - Foto: Especial

La Sociedad Civil politizada, antesala de la operación de partidos políticos

Sociedad como comunidad, civil como espacio común; las ciudadanas y ciudadanos organizados son quienes pueden provocar la reflexión de las personas votantes en las elecciones

POR: Aleida Alarcón, Visitas: 361

Publicado: 10/02/21 05:17

 

Desde el siglo pasado, el término de “Sociedad Civil” ocasionaba toda clase de conceptualizaciones, de acuerdo al escenario, país o misma población que le daba uso o composición. Desde su raíz, que comparto el gusto por saber el origen, sociedad deriva del latín societas, que significa comunidad, convivencia de individuos que comparten un espacio; y la palabra civil, del latín cívis (ciudadano) y otro de origen indoeuropeo que significa ´hogar´; a la interpretación, entonces, es la de un grupo de seres humanos que comparten un espacio para un bien común.

La historia marca que las organizaciones de la sociedad civil han sido grupos de ciudadanos donde vieron la idea de presentar iniciativas no gubernamentales, de protesta convertidos en movimientos sociales contra gobiernos autoritarios y de resistencias para derrocar sistemas de gobierno opresores; todo en razón de la participación del pueblo a través de la idea estructurada en un ejercicio de comunicación con los que gobernaban.

John Keane, cita que la sociedad civil parecía cifrar una idea de pluralismo y de convivencia que desafiaba lo mismo al gobierno que a los mercados; y es que su razón de generarse es la Democracia, concebida esta como un sistema político que defiende la soberanía del pueblo y el derecho del pueblo a elegir y controlar a sus gobernantes; ó una forma de organización del Estado en la cual las decisiones colectivas son adoptadas por la sociedad mediante mecanismos de participación directa o indirecta que confieren legitimidad a sus representantes en la toma de decisiones.

Una fase de la línea del tiempo de la sociedad civil, es cuando la Europa Central y del Este, en el marco del imperio soviético, da vida a las letras de la Carta 77, que es el antecedente de la revolución de terciopelo, es un claro ejemplo de la esencia de la soceidad civil, eliminar la tiranía, la subyugación, la discriminación, la muerte a cargo del Estado, todo con el fin de la Libertad.

La misma soceidad civil se volvió un tema del argot de las Naciones Unidas, del Banco Mundial, Amnistía Internacional y otros organismos globales que se anteponen para ser portavoces de los entes ciudadanos en el mundo; por la misma soceidad civil se crearon los movimientos sociales del feminismo, el empoderamiento negro y la política verde (pro-planeta) haciendo una agenda verdaderamente permanente que hasta nuestros días sigue vigente, renovándose y con reingeniería de sus propios sistema sociales, todo, todo a través de mujeres y hombres que se integran en grupo para dar vida y satisfacción a una necesidad humana.

Empero, el mismo tiempo ha tergiversado la idea principal de la sociedad civil, hoy ya existen segmentaciones como: los órganos no gubernamentales, que intentan ser los think thanks, para cambiar la agenda y eficientizarla desde la perspectiva fuera del sistema de gobierno; las asociaciones civiles, que se limitan a uno o varios objetivos especializados para la defensa de las minorías, al menos la historia de las A.C. marcan esa tendencia, fundaciones, colegiados, etcétera, etcétera. Un sinfín de denominaciones que sectorizan los temas y las demandas a la ineficiente operación de los gobiernos.

En México tenemos 42 mil 269 organizaciones de la Sociedad Civil, es lo que registra el Sistema de Información del Registro Federal de estos entes civiles con corte al 30 de junio del 2019; eso significa que tenemos una soceidad activa, lo que se transforma en que un ser humano que trabaja y forma parte integrante de una organización tiene un determinado comportamiento organizacional.  Y como todo, existen los claros oscuros de este tema; ya que la naturaleza humana, es guiada por sus intereses, estos pueden variar de acuerdo a cada individuo y las necesidades que este genera desde su pensamiento conservador, librepensador, democrático, social, humanista, y muchos más.

El hombre es el lobo del hombre decía Hobbes; podemos entender desde esta idea la conducta humana en la actividad pública, las agrupaciones y sus fines de ser y trabajar.  La misma historia nos muestra que el pueblo se organizó y se crearon estos organismos, y por qué, también se reunieron para crear partidos políticos y obtener el poder, si no se era parte de la burguesía, habría que buscar opciones para acceder al poder, por ello, bien creadas las instituciones políticas, pero…

El hombre es el depredador de él mismo; el tiempo mismo orillo a los partidos políticos a crear asociaciones, fundaciones y todo grupo civil para legitimar sus acciones, y con ello lograr llegar al poder;  vemos en tiempos electorales un sinfín de grupos ciudadanos que trabajan directa o indirectamente para algún candidato o candidata de elección, en donde se pierde definitivamente la esencia de la creación de la soceidad civil organizada, ya que esta ya lleva una agenda aparejada con los principios de un partido o la campaña de algún personaje dispuesto a elección popular.

Así como aparecen de la nada, personas filantrópicas que se autodenominan de esa manera para cautivar al segmento electoral, existen personas que se agrupan, precisamente para operar las campañas antes de tiempos electorales y poner las estructuras de los afiliados o beneficiados de estos organismos civiles; insisto, la naturaleza humana, es la que dicta la integridad de cada acción, en particular y colectivamente.

Estamos en tiempos de elecciones y estamos viendo salir “pre candidat@s” de todos los colores que son: deportistas, artistas, político reciclados; un sinfín de personajes que nos asusta el imaginarles en una tribuna o curul para hacer la política pública, los propios organismos de la soceidad civil, aquellos que no pierden su esencia, pueden ser coadyuvantes para que la sociedad piense y analice su voto; porque al final dentro de los partidos, todo se decide de acuerdo a los intereses de la cúpula.  Pueden existir intereses nacionales, pero sacrificar a un estado con candidatos ilegítimos en su integridad o en la misma imagen de ser profesionales de la política también asusta, bien lo dice la canciller alemana Ángela Merkel “El que decide dedicar su vida a la política, sabe que ganar dinero no es la prioridad” y es que también el que participa en una agrupación, está obligado a ser un ciudadano correcto e inspirador, para que su comunidad actúe en el marco de la legalidad; aunque, la naturaleza humana en ocasiones desborda de pasiones y son movidos por sus instintos; dejando la conciencia y la razón del lado por obtener y satisfacer sus interés a costa de todo.

Somos humanos, pero cuando nos autoreconocemos como ciudadanos, es nuestro poder ser parte de una agrupación, existe un estudio donde investigaron la participación social entre Estados Unidos y México.  En la real, la que tiene trabajo comunitario y no solo de afiliación por etiqueta y estatus; un norteamericano pertenece alrededor de 7 grupos en los que participa desde su ámbito comunitario (donde vive), en su iglesia, en su escuela, en su trabajo, en el medio ambiente, en alguna afiliación por identidad, entre otros.  Mientras que, en México, un ciudadano es participe de máximo 3, eso significa que su indicador de participación es, para su creencia religiosa, política y social o académica, tenemos muy baja participación ciudadana.

Es tiempo de renovar conciencias y hacer cambios, a través de la soceidad civil, siendo participes del desarrollo de los gobiernos, que se mantenga esa interlocución entre los organismos de gobierno y nosotros los ciudadanos, para hacer de nuestro lugar un mejor sitio para vivir; aunque, los gobiernos también deben de renovarse, no retroceder, ni detenerse en inventar el hilo negro, pero eso, es tema de otra línea de letras.

@aleidaad

aleidaad@outlook.com