Masiosare agencia de noticias

Masiosare
La educación virtual, a distancia, a la que miles no tienen acceso - Foto: GobMor

En febrero, son las inscripciones… ¿Qué educación reciben nuestros hijos?

De por sí tenemos un atrasado educativo y miles de infantes y adolescentes no tienen acceso a la educación; con la pandemia y el aislamiento, la situación es peor; ¿qué estamos dejando para nuestros hijos?

POR: Aleida Alarcón, Visitas: 367

Publicado: 04/02/21 10:30

 

El ciclo de las preinscripciones comienza en febrero, ¿recuerdan cuando hacían spots televisivos que nos dejaba en la memoria corta esa cancioncita, indicando que llegaba la fecha para hacer el proceso de selección por el ingreso a un nivel académico o cambio de escuela? ¿Lo recuerdan? Yo lo estoy haciendo ahora pensando en esta realidad pandémica que no sigue deteniendo en las actividades fuera de casa, y las propias de un estudiante; su aula, sus compañeros de grupo, sus docentes, el tiempo del receso y la salida que marca el término de una jornada de instrucción educativa.

Seguimos nuevamente con esa latente inmovilidad que nos adentra a la virtualidad, y otro año, otro ciclo escolar que comienza para ser a distancia y en el uso de las tecnologías.

En México, tenemos 25 millones 680 mil 370 alumnos de nivel básico (preescolar, primaria y secundaria), y 4 millones 187 mil 528 estudiantes según los datos del Sistema Nacional Educativo de la Secretaria de Educación (SEP) y seamos exactos, no todos tienen acceso a la educación virtual gratuita que el gobierno federal cita en sus informes; y con la pandemia, el tema empeora debido al aislamiento de las disposiciones dadas por los entes gubernamentales.

Según el Inegi, alrededor de 7 millones de estudiantes pertenecen a las zonas rurales en el país, lo que significa que tienen acceso nulo a una televisión y mucho menos a internet.

Observemos también los alumnos y alumnas de nivel básico que no cuentan con acceso a un televisor, por multifactores económicos, sociales, laborales de los padres de familia, condiciones de vivienda, entre muchos más y que se encuentran matriculados en escuelas de metrópolis, ciudades urbanas y capitales de las entidades federativas, esos estudiantes también cuentan en la estadística de no recibir el programa federal Aprende en Casa.

Y al poner en análisis este tema de la educación, combinado con el uso de las tecnologías, el distanciamiento social y la falta de interacción humana en el marco de la pandemia, se está abonando a la sistematización de la conducta humana del estudiante, formando solo escolapios que cumplen números en los reportes de los docentes y calificaciones para evaluar cuantitativamente la aplicación de este programa que benefició a las televisoras abiertas y no a la calidad del desarrollo cognitivo integral del estudiante.

Dentro de la reforma educativa que actualmente están revirando en todos sus ejes, existe un eje dentro de los programas educativos denominado, la Educación Socioemocional, que se incorporó en los planes de estudios del ciclo 2017-2018, y que al cambio de gobierno se detuvieron y no se consideraron; la educación también ha evolucionado y ya no es estructurada ni unilateral en sus sistemas de enseñanza aprendizaje, hoy tenemos la evolución del propio estudiante desde su percepción de aprendizaje que sale de los parámetros que un docente trae consigo para aplicar dentro del aula.  Hoy una niña o niño, obligan al maestro a modernizarse en el uso, consumo y compartir la información que existe en la internet, el docente se ve obligado a estar al paso de su educando o un paso adelante para hacer integral el aprendizaje y reforzarlo a su alumna o alumno.

Y el ámbito socioemocional, solo se asignaba a una materia o a una hora de la jornada de un estudiante bajo clase; en este sentido la educación socioemocional, consideraba ciertas estrategias para aplicar a cada alumno dentro del aula y que éste proyectara el aprendizaje en su conducta dentro de su contexto social, familiar y escolar.

¿Pero que es la Educación Socioemocional?  Es un proceso de aprendizaje a través del cual niñas, niños y adolescentes trabajan e integran en sus vidas, los conceptos, valores, actitudes y habilidades que les permiten comprender y manejar sus emociones, construir una identidad personal, mostrar atención y cuidado hacia los demás; así como colaborar y establecer relaciones positivas, la toma de decisiones responsables y aprender a manejar situaciones retadoras de manera constructiva y ética.

Este plan de trabajo se le conoce en el nivel básico como Educación Emocional y le da continuidad en el nivel medio superior el programa Construye T. una línea de educación de prioridad para todo ser humano que cursa su proceso académico, en donde ya no se aísla en el seno familiar el aprender el manejo de las emociones, sino también en el aula se debe estar trabajando estos aprendizajes cognitivos.

Hoy por hoy, la naturaleza nuevamente nos remueve la conciencia para detener a ver qué es lo que estamos haciendo bien y hacemos mal, para las generaciones que estamos dejándole este mundo; ¿qué formación humanista y sicosocial tendrán los estudiantes que hoy son menores de edad y que se forman con la compañía de las tecnologías, o en el aislamiento total de ellas?  ¿Qué seres humanos estamos dejando con el sistema educativo a medio operar en todo el país?, lo urgente a veces no es lo importante.

“Necesitamos la educación socioemocional para recuperar aprendizajes valiosos de la vida; para reencontrarnos dentro de un clima de convivencia más tranquilo y propositivo que nos permita estudiar, convivir, aprender y manejar las emociones” dicho por Cimenna Chao Rebolledo, doctora en psicología educativa y del desarrollo de la UNAM.

Lo importante es educar a seres humanos empáticos, seres humanos que tienen identificado el valor de la solidaridad y conductas gerenciales para el bien común, aplicándolo desde la inclusión de los padres en la currícula de cada estudiante para hacer integral el estudio y aprendizaje en el aula y en casa.

@aleidaad

aleidaad@outlook.com