Masiosare agencia de noticias

Masiosare
El operativo que sitia el Capitolio en la víspera de la toma de posesión de Joe Biden como presidente de los Estados Unidos - Foto: Especial

Más allá de la twitósfera: Los 3 retos para Biden en América Latina

La toma de posesión de Biden será la más vigilada de la historia este miércoles; los tres retos que tendrá el nuevo presidente son la migración, la seguridad y el cuidado del medio ambiente

POR: Estefanía Capdeville, Visitas: 328

Publicado: 19/01/21 12:31

 

Pareciera que para Biden todas las amenazas son internas. Me refiero a que su toma de posesión va a estar más vigilada que el Super Bowl e incluso se rumora que ya se han desactivado varios atentados. Pero si el gobierno de Biden realmente quiere poner a Estados Unidos “back on track” tendrán que recuperar su lugar geopolítico y para eso, requieren volver a liderar América Latina.

¿Por qué América Latina? la historia entre Estados Unidos y sus vecinos del sur es imposible de resumir. Pero en los últimos 20 años, la interconexión de las economías y las cadenas productivas, aunado a que los flujos migratorios están dominando culturalmente a Estados Unidos, han resultado en que el país todopoderoso del norte cada vez se parece más a uno de nosotros. Para bien y para mal.

Y para Biden América Latina es un compromiso casi personal. Durante los 8 años de Obama, Biden fue el encargado de toda la relación con el sur, le tocó negociar con Dilma Rousseff y con Otto Pérez Molina, el ex Presidente de Guatemala. En total, Biden realizó 16 viajes a América Latina, es decir, 2 por año.

Y a partir de mañana, Biden quiere ser el primer presidente post-populista. Pero no hay que olvidar que también es el político tradicional americano que buscará influir en América Latina para consolidar su área de influencia. A continuación enumero los 3 retos que tendrá que enfrentar en la región desde el primer minuto de su presidencia.

1. Migración: hoy, un día antes de la toma de posesión, hay una caravana de 9 mil migrantes hondureños intentando cruzar la Frontera Sur. Desde ayer, Biden hizo el primer movimiento que nos dice cómo va a querer llevar la relación en esa frontera: nombró como coordinadora de la Frontera Sur a Roberta Jacobson, Embajadora en México durante el gobierno de Obama. Jacobson conoce bien la región y tiene mucha experiencia, pero sin duda, al nombrar una “segunda embajadora” solo a cargo de las fronteras envía el claro mensaje de que las cosas ya cambiaron. Si bien Trump exigía al gobierno mexicano detener la migración de Centroamérica, no le importaba cómo, solo le interesaba el resultado. Ahora, con la Embajadora a cargo de las fronteras seguramente esto cambiará. 

Y en segundo lugar, Biden terminará con la política “remain in México”. Su apuesta es invertir 1 billón de dólares anuales en mejorar la vida de Centroamérica y así, evitar que las personas migren a Estados Unidos a buscar una vida mejor. ¿Funcionará?

Y el tercer punto de la migración es el Covid. Personas cruzando fronteras internacionales a pie es la mejor oportunidad para que el virus se propague sin control. El problema ya comenzó: en la caravana de esta semana, se identificaron 21 personas infectadas que ya están siendo atendidas en Guatemala. ¿Cuántos serán en realidad? y ¿cómo prevenir el Covid en una población en constante movimiento, que vive en la clandestinidad y que no tiene las condiciones para mantener las medidas de higiene?

2. Seguridad: para Estados Unidos la seguridad es un tema que va ligado a la migración. La razón por la que se vigilan los flujos migratorios es porque desde el telegrama Zimmermann, los americanos siempre han estado convencidos de que cualquier amenaza a su seguridad nacional se puede filtrar por México. Es debatible.

Y cuando pensamos en seguridad en América Latina, lo primero que pensamos es: narco. Que se comporta de manera distinta en Colombia que en Venezuela, o en forma de pandillas en Centroamérica, o de manera más institucional en México.

Y por supuesto que el reciente caso de Cienfuegos (el cual todavía yo no termino de entender) complica la relación de cooperación que mantenía Estados Unidos con México, la cual estaba basada en este miedo de que se filtre cualquier otra amenaza por la enorme frontera mexicana.

Es un problema mayúsculo que seguramente va a requerir mucha energía y tiempo del gobierno de Biden.

3. Green Deal: Y esto tiene que ver con su legado. Biden quiere pasar a la historia como el Presidente que logró combatir el cambio climático y llevar a la economía americana a ser 100% verde para 2050. Y quiere influir en América Latina para que lo sigan en este camino.

Su primera acción fue ofrecer a Bolsonaro financiar un proyecto de 20 millones de dólares para reforestar el Amazonas. La respuesta del Presidente Brasileño fue acusar de que Biden quería violentar la soberanía de su país….

Y otro Presidente que también insiste en su soberanía cuando se trata de explotar recursos y contaminar, es el Presidente López Obrador, quien argumenta que las energías limpias solo fueron otra manera de robar de las industrias estatales…

Ante este panorama, solo podemos desearle mucha suerte al Presidente Biden y que la fuerza lo acompañe.

Para más ideas inconexas, en @yeyicapdeville