Masiosare agencia de noticias

Masiosare
La presencia de la DEA, amplia en el país - Foto: Especial

La Seguridad Nacional en México y las operaciones de agentes de seguridad extranjeros

La reforma a la Ley de Seguridad Nacional delimita el trabajo de agentes de seguridad extranjeros en el país; es necesario un precedente para un protocolo actualizado que responda a nuevos tiempos y agenda

POR: Aleida Alarcón, Visitas: 322

Publicado: 16/12/20 09:28

 

La reforma a la Ley de Seguridad Nacional, en el marco de los temas jurídicos que exfuncionarios de la administración federal estuvieron y están involucrados por delitos del Crimen Organizado como lavado de dinero y trasiego de narcóticos; abrió la ventana para que el Poder Ejecutivo solicitara la delimitación conforme a ley sobre el trabajo de agentes de seguridad extranjeros en el país. 

¿Y que es un agente extranjero en México? De acuerdo a los convenios o programas bilaterales que exista entre nuestro país y otro país (en su mayoría de los trabajos serán con EE.UU.) son oficiales de las instituciones encargadas de la seguridad, seguridad nacional de los países que participen en la colaboración de ambas naciones (Convenios y/o Acuerdos Bilaterales).  Para el caso de Estados Unidos, estos oficiales pueden ser del CIA, DEA, FBI. Instituciones que se encargan de investigar los delitos transnacionales y de impacto a la seguridad nacional; en donde se catalogan delitos como el narcotráfico, tráfico de personas, terrorismo, entre otros.

Como dato histórico: el primer tratado comercial bilateral que México y los Estados Unidos suscribieron en diciembre de 1942, fue el segundo de su clase pactado entre ambas naciones y el vigésimo quinto negociado por los Estados Unidos tras la publicación de la Ley de Acuerdos Comerciales de 1934, cuyo fin fue revertir el efecto proteccionista de la Ley Smoot Hawley (ley que elevó unilateralmente los aranceles estadounidenses a los productos importados, para intentar mitigar los efectos de la Gran Depresión de 1929.) mediante la concreción de acuerdos comerciales que modificaban los derechos de importación. (Avellaneda Alaminos Isabel)

En el que básicamente se centró en dos líneas 1) facilitar el intercambio entre México y los Estados Unidos en tanto la guerra mundial continuase y, en esta misma línea, evitar el comercio de México con los países del Eje; y 2) constituir la base para extender el comercio bilateral tras la resolución del conflicto internacional. Esta plataforma fue vista en México como un camino para coadyuvar a la industrialización, el crecimiento y el desarrollo de la nación.

Estados Unidos ha tenido a nuestro país en desventaja debido a la potencia que representa, ese tratado comercial, fue el precedente de los acuerdos para la agenda de seguridad; ya que en esas décadas la segunda guerra mundial genero otros entes políticos de gobierno que dirigió el país del norte, como las Naciones Unidas, y el Consejo Permanente de Seguridad de ese mismo organismo.  A partir de ese momento, México se ve involucrado en disposiciones y trabajos bilaterales o multilaterales para atender temas de seguridad nacional, hemisférica y mundial.

Después de un breve comentario histórico sobre la seguridad nacional bilateral; hoy el gobierno de México acertadamente pone en la mesa de análisis, renovación, modificación y actualización a las normas que rigen esta política internacional con el poder legislativo.  Tienen a bien hacer una regulación y acreditación sobre los trabajos de oficiales, denominados agentes extranjeros en el territorio mexicano, que es loable debido a que no se tienen datos exactos sobre el número de personas y qué países están teniendo trabajos de inteligencia en México, o al menos no las instituciones involucradas que deban manejar la armonización de estas estadísticas para el establecimiento de la normatividad sobre la soberanía, la seguridad nacional propia y las facultades, restricciones y obligaciones de cada grupo extranjero que hace trabajo de investigación.

En el sexenio del expresidente Salinas de Gortari, se abre la normativa en el TLC, también con sus desventajas debido a que fue un punto de trabajo, la seguridad que el tratado tenia incluido y que sin embargo no se concretó, por la presión del país del norte al no permitir el libre tránsito de personas mexicanas sobre el territorio norteamericano; en este proceso inicia la capacitación a México sobre su sistema de seguridad y justicia en manos de instituciones americanas.

Los gobiernos federales panistas marcan también un precedente al dar la total libertad de movilidad, operaciones y estrategias para la obtención de información sobre el narcotráfico; prueba de ello la asignación de recursos del “plan Mérida” y el operativo “rápido y furioso” con la distribución de armas de fuego de EE.UU. a México.  Para el periodo de Enrique Peña Nieto; se emitió una propuesta con una característica en las libertades de los agentes extranjeros que se encontraran en el país, así como el uso y portación de armas de alto poder como los calibres 5.56 o 7.62; delimitando a estos oficiales en su movilidad, imponiendo un protocolo de aquellas personas que portaran armas de fuego para sus operaciones, quienes tenían que dar cuenta a la SDN (Secretaria de la Defensa Nacional) para tener conocimiento sobre su ubicación, radio de trabajo (zona geográfica) y las entrevistas y/o detenciones que realzaran sobre ciudadanos mexicanos o extranjeros en el país.

En esta ocasión el presidente Andrés Manuel López Obrador, trae varios acontecimientos de aprobación por la ciudadanía, como lo son la extradición de Joaquín Guzmán Loera, la detención de Genaro García Luna; que, en el proceso real, como cada protocolo de seguridad, se invierten años de investigación y de estrategias para dar y captar a los objetivos.  Sin embargo, esto en la política nunca se identifica, solo se marca en los medios cuando sucede el trabajo hecho, es decir, una detención de un delincuente de nivel I y/o de algún servidor público por delitos nacionales como el narcotráfico, en este mismo argot, AMLO tiene un claro oscuro, sobre el tema de la detención y liberación del hijo del capo más peligroso del continente americano, que aunado a eso, vino en medio de la Pandemia la detención del ex Secretario de la Defensa Nacional, quien se le vínculo con crimines de alto grado.

Y entre los trabajos del canciller mexicano, para salvaguardar la relación bilateral, todo proceso hecho dio como resultado el traslado de un funcionario del ejército mexicano de su máximo rango, en la historia de México siempre se ha tenido la intención que Estados Unidos tenga la mano metida en el país para asuntos de seguridad nacional; sin embargo la misma Defensa Nacional mexicana ha salvaguardado la seguridad nacional, el mensaje político del gobierno de Trump es: el control sobre la incidencia delictiva generada en México que ha daño a todo el territorio norteamericano de manera social, de salud pública, de seguridad local y de seguridad nacional. Por ello hoy la regulación de los trabajos que la CIA o la DEA quieren continuar y terminar en nuestro país; pasando por alto las regulaciones que marquen acuerdos, tratados o programas para erradicar la criminalidad que ocasionan los carteles de drogas.

Se avala en cámara alta a Ley de Seguridad Nacional emitida en propuesta por el poder ejecutivo a efecto de que cada agente extranjero y grupo de operaciones de otro país instaladas en el territorio mexicano, rinda cuentas sobre sus trabajos a las instituciones encargadas de ver por la política de Seguridad Nacional, en primer término a la SER (Secretaria de Relaciones Exteriores), seguida de SDN (Secretaria de la Defensa Nacional) y la SSPC (Secretaria de Seguridad Pública Ciudadana); así como al Gobierno de la Ciudad de México en el sentido de la movilidad, entrevistas, comunicaciones de toda vía, para tener la ubicación, agenda y procesos de las operaciones e investigaciones que realizan los grupos de agentes extranjeros en la ciudad capital, y los otros en México.

Con ello se armonizarán los temas que las instituciones que velan por la seguridad nacional en México, tendrán la misma información para atender la agenda de criminalidad que tiene al país en el ojo del mundo sobre los carteles de narcóticos y los trabajos que harán con Estados Unidos para erradicar la violencia y afectación a la ciudadanía de ambas fronteras.

Es otro precedente de poner un protocolo actualizado, acorde a los tiempos y agenda de riesgo y delitos que tienen por investigados el gobierno mexicano, quien también es participe de mostrar esfuerzos y funciones para el trabajo de la seguridad hemisférica en la que el país se vuelve el hermano mayor de Latinoamérica.