Masiosare agencia de noticias

Masiosare
El único ejemplo de tarjeta de identidad digital, en Estonia - Foto: Especial

Más allá de la Twitósfera: Identidad digital en México ¿para cuándo?

A sólo un paso de hacerse realidad, la Cédula de Identidad Digital contendrá nombre completo, fecha, lugar de nacimiento y datos biométricos de todas las personas mexicanas

POR: Estefanía Capdeville, Visitas: 306

Publicado: 08/12/20 01:46

 

Una noticia que parece no haber resonado suficiente fue que el 3 de diciembre la Cámara de Diputados aprobó la Ley General de Población que, de ser aprobada por el Senado, impactará en la vida de todos y cada uno de los que somos ciudadanos mexicanos. La propuesta contempla la creación de un nuevo documento oficial, llamado Cédula de Identidad Digital, que contenga el nombre completo, fecha y lugar de nacimiento, y… chan chan chan los datos biométricos. Pero primero veamos de dónde viene.

En enero de este año, Segob pidió al INE el padrón electoral para hacer un nuevo documento de identidad. Hace sentido porque en México la credencial para votar es nuestro documento de identificación. Pero la petición que hizo Segob no tenía ningún fundamento legal. (Sobre este tema ya hablamos en esta columna). Así que después del primer strike, la 4T parece que tuvo que esforzarse un poco más para hacer las cosas como se deben, o sea haciendo una ley, y así continuar con el proyecto de otorgar a los ciudadanos mexicanos un documento de identidad nacional que, cabe resaltar, lo tienen casi todos los ciudadanos del mundo menos nosotros.

Aunque el primer proyecto no sabemos si contendría datos biométricos, al mencionar la palabra “biométricos” hay que admitir que sí exigimos un poco más de certezas. ¿Por qué? porque son datos únicos de cada persona que si se pierden o si se hace un mal uso con ellos es imposible cambiarlos como, por ejemplo, la geometría de la mano.

Y es que claro que el gobierno debería poder tener los datos biométricos de sus ciudadanos, pero pensemos en el recién implementado sistema de QR en la Ciudad de México. En el minuto en el que te piden antes de entrar a cualquier lugar que escanees el código y pongas tu número de celular muchos nos sentimos desconfiados ¿y si mañana venden mi ubicación y mi número a una encuestadora de esas que no paran de llamar? Así he visto a muchas personas que se niegan a escanear el código y los tienen que dejar entrar. Ahora imaginemos cuando tengamos que voluntariamente confiar nuestra retina, iris, geometría de la cara y de las manos… seguramente será un reto mayor.

Pero dejando de lado ese ejemplo, durante esta pandemia tuvimos un muy buen caso de uso de datos biométricos en India. Gracias a Aadhaar, su sistema de identidad nacional que contiene los datos biométricos de 1.3 billones de personas, durante los cierres por covid lograron identificar a los trabajadores que regresaron a sus pueblos de origen a pasar la pandemia y depositarles un apoyo económico. Calculan que entregaron apoyos a más de 30 millones de personas sin mayores percances ni casos de corrupción y con un costo de casi 0 por transferencia.

Y es gracias a casos como este, que países que también tienen problemas con sus registros civiles y sus servicios públicos en general, como Etiopía y Guinea, han volteado a ver los datos biométricos como soluciones para sus gobiernos. Es así como el Banco Mundial con el apoyo de la Fundación Bill y Melinda Gates crearon el programa Identification for Development que busca dar una respuesta que sea segura y eficiente pero que no requiera una capacidad tecnológica avanzada como la de India. El primero de sus proyectos, MOSIP es una solución de código abierto diseñada a partir del modelo de Aadhaar que ya comenzó a ser implementado en Marruecos y Filipinas. Esperemos que a finales del próximo año ya tengan resultados.

Para cerrar, quiero suponer que Segob ya ha comenzado a cotizar opciones y deben tener un plan de acción. Sin embargo, un plan tan ambicioso como recolectar los datos biométricos de más de 120 millones de mexicanos requiere de robustez tecnológica y de una enorme inversión, lo que hacen dudar de que en 2021 se logre. Así que a esperar.

Para más ideas inconexas, en @yeyicapdeville