Masiosare agencia de noticias

Masiosare
Urzúa y su carta de renuncia - Foto: Especial

¿Es cierto lo que dijo Urzúa?

¿En verdad el Presidente Andrés Manuel López Obrador toma decisiones “sin sustento en la realidad, en la evidencia”?, como dijo el ahora exsecretario de Hacienda

POR: Carlos Garza Falla, Visitas: 272

Publicado: 12/07/19 02:03

 

Tal y como dicen que dicen los cronistas deportivos de béisbol: “esto no se acaba hasta que se acaba”.

El tuit de Carlos Urzúa, lacónicamente encabezado con un “Agradezco la oportunidad de haber podido servir a México”, que puso a volar en el universo virtual la carta de su renuncia al cargo de Secretario de Hacienda y Crédito Público, marca que eran las 11:15 del 9 de julio del 2019. 

De ese momento a éste, en el que usted amigo lector lee estas líneas, es mucha, muchísima la tinta que sin duda habrá corrido. Tan solo por ejemplo el jueves 10 de julio del 2019 quien esto escribe contabilizó y revisó 28 artículos dedicados al tema de la renuncia de Carlos Urzúa, en cuatro de los principales diarios del país (Milenio, El Universal, El Financiero y El Economista).

Evidentemente cada autor de los artículos referidos fijó su atención en diversas aristas del asunto y externó sus puntos de vista, desde su ubicación en el observatorio de la realidad nacional. Ubicación que, como todos sabemos, se configura a partir de un conjunto variopinto de elementos y que con frecuencia nos dice más del observador que de lo observado. Pero en fin dejo ese asunto para una ulterior reflexión.

Regreso pues al tema de la renuncia de Carlos Urzúa y me apoyo, en mi alcance a la misma, en dos ideas que, de todos quienes han hablado del asunto, para mi gusto, quien mejor las expresa es Gabriel Guerra Castellanos en su colaboración en el diario El Universal titulada: El adiós de Urzua.

Afirma Gabriel, y coincido con él, que Carlos Urzúa "no solamente renunció, sino que lo hizo con una carta en la que no hay una sola palabra de sobra. Un texto que no tiene desperdicio”, y ello sin duda le da un valor especial en el universo del análisis político.

La segunda idea que quiero resaltar, Gabriel la expresa así: “El verdadero fondo de la renuncia, lo que de verdad debe inquietarnos, es un señalamiento implacable: la toma de decisiones de políticas públicas sin sustento en la realidad, en la evidencia.”

Es sin duda un señalamiento implacable, sin embargo, soy de la idea de que no podemos aceptarlo sin más, de que tenemos que pasarlo por el tamiz de una mirada crítica, de una mirada que se esfuerce de verdad en ver “atrás de las fachadas”, diría Peter L Berger. 

Quienes se apropiaron de esta idea de inmediato pusieron sobre la mesa la cancelación del aeropuerto de Texcoco, la refinería de Dos Bocas, el Rescate de Pémex, la reducción del apoyo a la Ciencia, etc,. y en casos, en mi opinión delirantes, como el de Carlos Loret de Mola en su colaboración también en El Universal: La renuncia deUrzúa, el miedo, la respuesta que se necesita, quienes exigieron que se diera marcha atrás y cual borrón y cuenta nueva, y que el presidente Andrés Manuel López Obrador y su administración, volvieran a empezar.

Ensayar una mirada que se esfuerce en ver “atrás de las fachadas” y ayudarnos a dilucidar si efectivamente “la toma de decisiones de políticas públicas (se realiza) sin sustento en la realidad, en la evidencia.”, debería, creo yo, ubicarnos frente a lo que sin duda es la joya de la corona en materia de política pública para el Presidente Andrés Manuel López Obrador, su política social.

A reserva de profundizar en próximas colaboraciones en este tema, tomo del ensayo de María Amparo Casar: El gran Benefactor, publicado en Nexos en marzo pasado,  lo siguiente: “He leído innumerables críticas de que López Obrador no sabe planear, que improvisa. Nada más alejado de la verdad. ¿Que no sabe planear? Claro que sabe. ¿Qué improvisa? Claro que no. Planeó y ejecutó cuidadosamente 12 años de campaña hasta que logró la Presidencia. No está improvisando en lo suyo: su proyecto de poder, no de gobierno. Se alista desde ahora para 2021 y para 2024 mientras sus adversarios andan francamente papando moscas.”

Termino externando un deseo: ojalá que la renuncia de Carlos Urzúa nos ayude a enfocar mejor las herramientas del análisis y las armas de la crítica.