Masiosare agencia de noticias

Masiosare
El movimiento fue propuesta de una organización civil, aunque desde hace años ocurre en varias partes del mundo - Foto: Especial

Hombres y políticos/as: No se cuelguen, guarden silencio, reflexionen

La autora diserta sobre quienes pretenden montarse en el movimiento #UnDíaSinNosotras; al final plantea la pregunta, se suman porque no soportan que les quiten el protagonismo o porque realmente quieren apoyar a las mujeres

POR: Adriana Figueroa, Visitas: 231

Publicado: 23/02/20 06:21

 

Está muy bien que haya gente buena y que entre esa gente haya hombres. No dudo que hay hombres que apoyan, pero es fundamental comprender que el movimiento de las mujeres #UnDíaSinNosotras, “El nueve ninguna se mueve”, representa un espacio de enunciación para un grupo al que históricamente se le ha negado la posibilidad de hacerlo.

Apropiarse de la lucha del grupo que gusten y manden es sumamente violento en términos sociales y políticos (con político me refiero a la vida pública, no a un partido).

Yo apoyo un chingo al movimiento LGBTTTTIQ+ pero soy heterosexual, así que no me voy a parar en su marcha anual a tomar el micrófono ni me voy a apropiar de todo su trabajo político y teórico para hacerme de un espacio (les acompaño en su marcha, solo si lo hacen como convocatoria abierta y no voy a ocupar un espacio central); no voy a tomar el micrófono porque aunque comparto sus ideas, no puedo compartir su experiencia porque no puedo hacerla cuerpo (no es mi experiencia); capitalizar para mí misma su lucha en esos términos es sumamente violento.

Es lo mismo, por ejemplo, en el caso de los indígenas. Yo no me apropio de su voz con el pretexto de “darles voz” (¿quién soy yo para darles algo? ¿Por qué asumo que no lo tienen? ¿Por qué asumo que me necesitan?).

Igual pasa con el tema de los hombres y partidos políticos que apoyan esta marcha. No se les niega que también sea un problema que les atañe y que, incluso, les importa; sin embargo, el año tiene 364 días más (este año, de hecho, trae un día extra) para organizarse y salir a las calles...

¿Por qué justo el día que las colectivas feministas están organizando? ¿Por qué existe esta incapacidad de organizar algo en lugar de colgarme de la lucha de otras? ¿Por qué reproducimos el aprovecharnos del trabajo de las mujeres?

Pedirles que no vayan hombres no es discriminación pues, como dije, tienen un chingo de días más para hacerlo (no es que solo haya ese día y ya y lo estemos acaparando) y, además, porque han sido los sujetos históricos con posibilidad de hablar y ser escuchados (Gayatri Spivak tiene un texto muy útil para comprender estos fenómenos: “¿Puede hablar el subalterno?”); ¿por qué tanta resistencia a soltar la visibilidad por un solo día?

Entiendo que haya hombres que no comprenden esto y si hay quienes desean educarles en ello, está bien, pero tampoco creo que sea nuestra obligación, menos ahora en tiempos de Google.

Si se trata de hombres y políticos y políticas “buenos”, sabrán escuchar, es decir, respetar espacios, guardar silencio, reflexionar y, aunque no lo entiendan, simplemente respetar porque se los estamos pidiendo. Y, si luego del trabajo de reflexión, desean pelear, adelante, el año tiene muchos días.

Si no hay capacidad para escuchar es porque no sé considera al otro/a como sujeto de enunciación; si no hay capacidad de escuchar, lo siento, pero no es apoyo, es oportunismo y deseo -no reflexionado- de no ser apartado de la posición de protagonismo.

Si la bondad no te alcanza para abandonar tus ansias de apropiación, me queda muy en duda esa bondad.

 

* Adriana Figueroa es experta en temas de género. Actualmente estudia el doctorado en Ciencias Sociales en la Facultad de Estudios Sociales de Cuautla de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM).