Masiosare agencia de noticias

Masiosare
La Caminata arrancará el jueves en la Paloma de la Paz y concluirá el domingo en Palacio Nacional - Foto: Especial

El camino de la vida: Caminata por la Verdad, la Justicia y la Paz

¿Por qué razones participaré en la Caminata por la Verdad, la Justicia y la Paz?, se pregunta de inicio el autor y las expone: no milito en partido político; no soy fifí; no permito que se cancele por ningún motivo la crítica, y sobre todo, la violencia si

POR: J. Enrique Álvarez Alcántara, Visitas: 183

Publicado: 21/01/20 11:16

 

Quiero convocar a todos los que me siguen en esta columna y quieran y puedan participar, a la Caminata por la Verdad, Justicia y Paz que el Poeta Javier Sicilia ha convocado para este 23 de enero, partiendo desde la Glorieta de la Paloma de la Paz hacia Palacio Nacional, en la Ciudad de México, a partir de las 9:00 am. 

Me propongo también precisar algunas cuestiones que, para algunos, parecerá un acto de constricción; sin embargo, es preciso, pienso, poner los puntos sobre las íes para dejar claras las cosas.

PRIMERA. Nunca he sido, ni lo soy, ideológica o políticamente, simpatizante, militante o pregonero del PRI, del PAN, del PRD, o de cualquier otro partido político y, si acaso, siendo muy joven, milité dentro de las juventudes del Partido Comunista Mexicano.

Por el contrario, quienes me conocen y quienes han participado en las luchas políticas dentro de las cuales milité, desde el último cuarto del siglo XX, constatarán que ideológica y políticamente he sido y me declaro de izquierda.

SEGUNDA. Nunca he sido, ni soy de las huestes de Mademoiselle Fifi, como en su cuento describió Guy de Maupassant y, posteriormente, en una opera, representó el músico ruso César Cui. Lo demás es una expresión que el presidente de la República ha utilizado para referirse a ciertos sectores de la sociedad. No propongo ni concuerdo con la tesis de que el presidente Andrés Manuel López Obrador deba dejar la presidencia y favorecer el retorno del PRI, del PAN, del PRD o de cualquier otro partido político. Tampoco considero ser adversario político del presidente ni conservador, ni militante del extremo de la izquierda. Mucho menos me propongo, como según aprecio, el Poeta Javier Sicilia tampoco hace, sugerir o plantear el retorno a la política fallida del “Comandante Borolas” para atacar los problemas que representa el “Crimen Organizado” y la violencia estructural que nos agobia.

TERCERA. El R.P. Alejandro Solalinde y otros consideran que no es momento oportuno para realizar criticas a las políticas instrumentadas por el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador porque, supone, que la derecha, los conservadores, los adversarios políticos, los epígonos de Mademoiselle Fifi aprovecharán la circunstancia para denostar y atacar a Andrés Manuel López Obrador, utilizando como “tonto útil” a todos aquellos que critiquen al presidente. Pues bien, ni “tontos útiles”, ni herramientas al servicio de tales grupos.

CUARTA. Hoy, a todas luces evidente, es claro que los fenómenos de la violencia descomunal, los asesinatos, los secuestros, desapariciones forzadas, delincuencia organizada o delincuencia común, cabalgan en caballo de hacienda por todas y cada una de las entidades federativas de nuestra nación. Igualmente, tenemos perfectamente claro que tales fenómenos no son consecuencia directa de las políticas instrumentadas por el gobierno de AMLO, de sus aciertos, yerros, equívocos, desaciertos o complicidades. Que, en realidad, estos fenómenos son un problema estructural que, desde los gobiernos del PRI, del Pan y del PRD se han prohijado, favorecido o, simple y llanamente, tales gobiernos dejaron de atender. Pese a ello, no podemos admitir como explicación y advertencia que estos eventos obedecen “al mugrero que nos dejaron”, que no se pueden resolver en el corto plazo y que ya se verá con el curso del tiempo cómo efectivamente, gracias a la nueva política del gobierno de AMLO, se resolverá; mientras tanto, los muertos, desaparecidos, violadas, asaltados y mancillados seguirán como moneda de curso. 

QUINTA. Que lo que se está pidiendo es un diálogo con el Presidente de la República para sugerirle la revisión de sus políticas a este respecto, no para pedir el “retorno de los brujos”; que lo que se solicita es que el Presidente de la Republica asuma el liderazgo de una convocatoria para la unidad nacional en contra de estos flagelos; que él puede asumir su liderazgo para convocarnos a una reconciliación nacional; que no es un caudillo infalible y que escuchar y estar atento a lo que la sociedad y la ciudadanía reclaman con justa razón es urgente y necesario.

SEXTA. La convocatoria para esta caminata se debe a que hasta ahora el Presidente, bajo el argumento de que le da flojera escuchar y recibir al Poeta Javier Sicilia, no ha estado dispuesto a establecer el dialogo; bajo el supuesto de que no está dispuesto a permitir que se le ponga en el banquillo de los acusados se ha negado al diálogo; por ende, considero un deber moral, ético y político participar de esta caminata; aunque, como muchos saben, no caminaré, porque nunca he caminado; antes, cuando era más joven, lo hacía apoyado en unas muletas canadienses, ahora, como desde hace algunos años hago, rodaré en una silla de ruedas.

EPÍLOGO. Ya sea rodando, muleteando, o a rastras, jamás cederé a la tentación de cancelar la critica, el pensamiento libre y la autonomía.