Masiosare agencia de noticias

Masiosare
Hans Asperger (izquierda) trabaja con un niño en la Clínica de Educación Curativa. Tomada del libro Los Niños de Asperger de Edith Sheffer - Foto: Especial

El camino de la vida: El síndrome de Asperger

Este martes 18 de febrero se conmemoró el Día Mundial para la Concienciación del Síndrome de Asperger, por ello, el autor hace un esbozo de biografía del pediatra austriaco

POR: J. Enrique Álvarez Alcántara, Visitas: 727

Publicado: 19/02/20 08:56

 

Este 18 de febrero de 2020 se conmemora el día mundial para la concienciación del Síndrome de Asperger, por tal razón me propongo, en esta colaboración, presentar un breve esbozo biográfico del pediatra austriaco, Hans Asperger (1906-1980) y, a su vez, desvelar un poco en qué consiste el “síndrome” o trastorno de Asperger. Quiero destacar el hecho de que la mayoría de la información expuesta aquí deriva de los textos de Edith Sheffer (Los Niños de Asperger, Planeta, 2018) y de Steve Silberman (Neurotribes, Avery Publishing, 2015).

Como registra la historia, Hans Asperger nació un día 18 de febrero de 1906 –por ello la fecha conmemorativa es el 18 de febrero— en lo que algunos consideran el corazón del Imperio Habsburgo, a 80 km de Viena –como Cuernavaca se halla a semejante distancia de la Ciudad de México—.

Según refiere Sheffer: “Hacia el año de 1925, cuando Asperger tenia 19 años, ingresó a la Facultad de Medicina en la Universidad de Viena (…) Viena había sido la capital cultural de Europa al inicio del siglo XX (…) sus grandes logros surgieron a partir de un profundo pesimismo cultural (…según considero, a consecuencia de los efectos de la Primera Guerra Mundial, es decir, era una crisis de posguerra…), con figuras tales como Sigmund Freud, Gustav Klimt, Egon Schiele y Arthur Schnitzler, que respondieron a los miedos generalizados de decadencia moral y a la devastación provocada por la industrialización y el colapso del Estado”.

Después de la caída de la Monarquía, el 11 de noviembre de 1918, la Asamblea Nacional proclamó a Austria como una República Democrática. Curiosamente, para esa época, la Viena Izquierdista se desconectó del resto del país, que era fundamentalmente conservador. La cuidad se ganó el apodo de la “Viena Roja”. La ideología era “austro marxista” y, los socialdemócratas austriacos buscaban construir el socialismo.

Para esa época, el enfoque que el gobierno socialdemócrata de Viena impulsaba para el “bienestar social”, se apoyó en las ideas eugenésicas que se consideraban como un planteamiento científico para el manejo de la población.

La iniciativa más “radical y eugenésica” de la “Viena Roja” se observó en el trabajo social y la educación especial. Los programas de bienestar público impulsados para ello alimentaron el enfoque de Asperger y, con el surgimiento de una amplia red de clínicas, escuelas especiales, reformatorios y orfanatos se impulsó la vigilancia, la crianza y el seguimiento del desarrollo de los menores.

Erwin Lazar, pediatra, fue quien se propuso fundar un nuevo campo de la promoción y seguimiento del desarrollo infantil: Heilpädagogik o educación curativa.

Para impulsar la educación curativa, Lazar buscó el apoyo de Clemens von Pirquet, quien dirigió el Hospital Infantil Universitario de Viena, de 1911 a 1929.

El Hospital Infantil Universitario de Viena, debido al suicidio de Pirquet y su esposa en el año de 1929, tuvo una transformación importante, pues Franz Hamburguer, quien fue un militante y seguidor importante de la ideología Nazi, promovió una visión eugenésica en dicha institución. Cabe destacar el hecho de que Franz Hamburguer integró a su equipo a Hans Asperger, quien a la edad de 25 años hubo terminado su carrera de medicina; Asperger comenzó como residente posdoctoral de Hamburguer el 1º de mayo de 1931; hacia mediados de 1932, Hamburguer lo colocó en la Clínica de Educación Curativa, hacia el año de 1934, a la edad de 28 años, Hamburguer lo designó Director de la Clínica. Durante los cinco años en que Jekelius y Asperger trabajaron juntos en el pabellón, Jekelius fue un ferviente nazi afiliándose al partido en junio de 1933. Jekelius, finalmente, fue detenido por el Ejército Rojo y condenado a 25 años de prisión en la ex URSS por los crímenes cometidos durante la Segunda Guerra Mundial.

Cabe destacar el hecho de que Asperger siempre se mantuvo, a diferencia de Leo Kanner, quien desde muy temprano migró hacia los Estados Unidos, en Austria; al término de la Segunda Guerra Mundial, a la cual sobrevivió Asperger, no así sus ideas sobre “la psicopatía autista”, y quizás hasta el año de 1980, el único modelo explicativo del autismo, prácticamente en solitario, se le atribuyó al psiquiatra Leo Kanner.

Tanto Grunya Efimovna Shujareva (1925), como Hans Asperger (1944), fueron omitidos en la historia de los Trastornos del Espectro Autista; de no haber sido por el descubrimiento que la psicóloga británica Lorna Wing (1980) hizo de la obra de Asperger y la difundió como Síndrome de Asperger y, posteriormente, la traducción que Uta Frith (1991) hiciera del artículo publicado por este último, seguiría en el anonimato, negado o desconocido por razones ajenas a su visión del autismo.

Bajo el contexto que someramente se ha descrito, es que se ubica la primera etapa de la vida y obra de Hans Asperger. Para algunos, este contexto ha colocado al pediatra austriaco en la picota de la polémica en virtud de que consideran que es inexplicable que hubiera sobrevivido a la presión política, ideológica y militar del Nacionalsocialismo sin haber realizado algunas concesiones o, más aún, “guiños” al mismo. Sin embargo, hasta ahora, no dejan de ser opiniones o juicios de valor que todavía no muestran evidencias claras de su adhesión consciente, voluntaria e incuestionable a la ideología y prácticas del Nazismo.

Hoy, no cabe duda alguna que el “Síndrome de Asperger” vino a modificar completamente la historia del diagnóstico, comprensión, taxonomía y explicación de los Trastornos del Espectro Autista.

Muy probablemente las propias ideas de espectro y diversidad funcional, como expresan tanto Lorna Wing, como Adam Feinstein y Steve Silberman, se deban también al propio Hans Asperger.

Pero ¿Qué es el Síndrome de Asperger?

Para Hans Asperger, en su tesis posdoctoral de 1944, La Psicopatía Autista en la Infancia, “las personas con autismo sólo son él mismo (autos), no es un miembro activo del organismo más amplio del que recibe influencia y en el que él influye constantemente”. Asperger aseguraba que “un niño autista es como un extranjero, inconsciente del ruido y del movimiento a su alrededor, e impenetrable en sus preocupaciones”. “El trastorno fundamental de los individuos autistas es la limitación de su relación con el ambiente”, lo que los aparta de los demás, de modo que parecen estar “solos en el mundo” y viven “entre las personas como si fueran extraños”.

Bajo esta premisa fundamental, pese a que los casos referidos por Hans Asperger era usuarios del lenguaje articulado presentaban serios problemas para establecer relaciones adecuadas tanto con su entorno físico como cultural y social; asimismo, mostraban serios problemas de comunicación con sus semejantes y una “ceguera” o “miopía” de los contextos en los cuales se expresa el comportamiento y la comunicación; cabe destacar el hecho de que también mostraban una serie de competencias cognitivas o intelectuales de muy alto nivel de rendimiento, pese a las dificultades en sus relaciones con el entorno.

Finalmente conviene destacar que Asperger nunca consideró el autismo como una enfermedad a curar, ni como una desgracia para la vida de las personas y sus familias, siempre estimó que a pesar de que era un trastorno de origen neurobiológico y genético tenía como opción la educación o Heilpädagogik.